Una mayor claridad sobre el estatuto de los trabajadores puede contribuir a garantizar condiciones de trabajo justas en la economía de las plataformas

El Comité Económico y Social Europeo insta a la UE y a los Estados miembros a que trabajen para clarificar las condiciones de empleo en la economía de las plataformas, ya que la ausencia de definiciones normalizadas del estatuto tanto de los trabajadores como de los empleadores puede complicar la aplicación de la legislación laboral y el ejercicio de muchos derechos de protección del empleo.

Los principales conceptos que necesitan aclararse son aquellos que definen a las plataformas como «intermediarios entre la oferta y la demanda» en vez de «empleadores». Esto hace que los trabajadores sean considerados «trabajadores por cuenta propia» en vez de «trabajadores por cuenta ajena», lo que a menudo les priva de protección sanitaria y jurídica, incluida la salud y la seguridad en el trabajo o la protección del empleo, cuya importancia ha puesto de manifiesto en particular la pandemia actual.

Para determinar si un empleado es «trabajador por cuenta propia» o «trabajador por cuenta ajena», el CESE afirma que la UE y los Estados miembros deberán guiarse por el concepto de dependencia económica y subordinación. También señala que la UE y los Estados miembros deben examinar con cuidado la adopción del principio según el cual se presupone que un trabajador de una plataforma es un trabajador asalariado hasta que se demuestre lo contrario. Sin embargo, los auténticos trabajadores independientes deberían poder conservar su estatuto si así lo desean.

Aunque entre las ventajas de la economía de las plataformas el CESE cita la flexibilidad y la autonomía del trabajo así como la posibilidad de garantizar un ingreso suplementario a los trabajadores y permitir la participación en el empleo de personas vulnerables, advierte también de que entraña riesgos que no pueden minimizarse.

Aparte de los trabajadores que pueden ver como se les deniegan sus derechos básicos, incluidos los derechos de organización y negociación colectiva, también se ciernen amenazas sobre la sociedad en su conjunto, dado el aumento del riesgo de una competencia basada en recortar los estándares sociales, con las consiguientes consecuencias perjudiciales, tanto para los empleadores, sujetos a una presión competitiva insostenible, como para los Estados miembros, que se privan de ingresos fiscales y cotizaciones a la seguridad social

EL CESE expuso todos estos argumentos en su Dictamen Trabajo digno en la economía de plataformas, elaborado a petición de la Presidencia alemana de la UE y aprobado en el pleno de septiembre. El ponente del Dictamen fue el miembro portugués Carlos Manuel Trindade. (ll)