La libertad de los medios de comunicación debe ser una prioridad en nuestras agendas

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) se suma a los esfuerzos de la UE para revertir la preocupante tendencia a la reducción de las libertades de los medios de comunicación y las crecientes limitaciones a la independencia periodística causadas por la presión cada vez más fuerte que ejercen diversas estructuras de poder y empresariales, los salarios bajos, la concentración de la propiedad de los medios de comunicación y la proliferación de noticias falsas en las redes sociales y otros canales.

En un debate con la jefa de la oficina de Reporteros sin Fronteras en Bruselas, Julie Majerczak, y el secretario general de la Federación Europea de Periodistas, Ricardo Gutiérrez, celebrado durante su pleno de septiembre, el CESE manifestó su preocupación por el incremento de los ataques verbales y físicos contra periodistas, con dieciséis asesinatos desde 2015.

Christa Schweng, presidenta del CESE, declaró: «Estamos viendo en Europa tendencias que no podemos aceptar. La libertad y la diversidad de los medios de comunicación son condiciones previas para el buen funcionamiento de la democracia y, por lo tanto, nos afectan a todos. Los algoritmos, la agregación de noticias y las redes sociales nunca podrán remplazar al periodismo profesional».

El CESE aprobó las últimas iniciativas de la Comisión Europea, entre ellas la Recomendación sobre la seguridad de los periodistas, presentada la semana pasada por la comisaria Věra Jourová, y acogió favorablemente el discurso sobre el estado de la Unión de la presidenta de la Comisión, en el que Ursula von der Leyen anunció los planes para una Ley europea sobre la libertad de los medios de comunicación.

Pero, además, en el Dictamen sobre el tema «Garantizar la libertad y la diversidad de los medios de comunicación en Europa», aprobado en el pleno, el CESE pidió a la Comisión que aplique las normas generales de condicionalidad e imponga sanciones presupuestarias sin demora a aquellos países en los que la libertad y la pluralidad de los medios de comunicación estén seriamente amenazadas.

El ponente del Dictamen, Christian Moos, ha advertido: «Las recomendaciones sobre la protección y la seguridad de los periodistas no serán suficientes. No hay más tiempo que perder. Los Estados miembros que coartan la libertad de los medios de comunicación deben quedar excluidos de Next Generation EU. Debe aplicarse el Reglamento sobre la condicionalidad. Hungría y Polonia están destruyendo activamente la libertad de los medios de comunicación, si no lo han hecho ya. Sus Gobiernos deben restaurar la democracia y el Estado de Derecho, de otro modo no pueden seguir siendo miembros de la UE, que ofrece la garantía jurídica de ambos, así como de su requisito indispensable: la libertad de los medios de comunicación».

La Sra. Majerczak y el Sr. Gutiérrez expresaron su apoyo al Dictamen del CESE y a la acción de la UE para asegurar la libertad y el pluralismo de los medios de comunicación, pero insistieron en la importancia de garantizar que las recomendaciones y el plan propuesto por la Comisión no se queden en papel mojado. (ll)