Además de verde y digital, el futuro de Europa también debe ser más democrático

La reconstrucción después de la pandemia debe ser una oportunidad para reedificar Europa sobre una nueva base de participación democrática. Sería un enorme error si el destino y el futuro de tantas personas fueran decididos por unas pocas, se afirmó en los Días de la Sociedad Civil 2021 del CESE.

Los Días de la Sociedad Civil del CESE, con el lema «Una recuperación sostenible para el futuro de los ciudadanos de Europa», se celebraron del 1 al 5 de marzo y ofrecieron cinco días de debates interactivos en línea en los que participaron más de 1 400 personas, con una audiencia que se conectó desde zonas tan lejanas como África, Asia y América del Norte y del Sur.

Los oradores vieron un aspecto positivo en la pandemia a pesar de todo, ya que, aunque provocó el aplazamiento de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, sacó a la luz el papel de las organizaciones de la sociedad civil como apoyo de los gobiernos que luchan para afrontar una enorme crisis. A su juicio, ¿no es la mejor prueba de que la sociedad civil merece un puesto en la mesa que decidirá el futuro de Europa?

«Me complace que la Comisión conceda tanta importancia a la participación de los ciudadanos en la Conferencia sobre el Futuro de Europa», afirmó la presidenta del CESE, Christa Schweng. «Pueden confiar en que el Comité realizará una contribución sustancial a los debates, no solo implicando a los trabajadores, los empresarios y la sociedad civil organizada, sino también en su calidad de multiplicadores y embajadores que trasladan el debate a las organizaciones de nuestros miembros».

Como reflejo del papel de liderazgo desempeñado por las organizaciones de jóvenes en los talleres, Brikena Xhomaqi, copresidenta del Grupo de Enlace que coorganizó el acto, clausuró los trabajos señalando: «Invito a todos a convertir la solidaridad intergeneracional en nuestra divisa en favor de una recuperación sostenible para el futuro de Europa».

Las conclusiones de los ocho talleres trazaron la senda hacia un futuro mejor para los ciudadanos europeos, subrayando la necesidad, entre otras cosas, de:

  • reforzar las organizaciones intermediarias (organizaciones de la sociedad civil, partidos, sindicatos, etc.), impulsar la educación cívica y digital y crear asambleas decisorias de ciudadanos;
  • sensibilizar sobre la economía social como modelo empresarial viable para la recuperación sostenible que va más allá del beneficio económico y ayuda a luchar contra las desigualdades y el cambio climático, con fondos específicos del Plan de Recuperación y de NextGenerationEU;
  • invertir en educación y cultura para construir un futuro más sostenible y resiliente para Europa. No basta con invertir en infraestructuras materiales, sino que hay que poner a las personas en el centro de la recuperación;
  • despolitizar y explorar mejor la posibilidad de una renta básica universal y de sistemas de garantía de empleo como solución viable en beneficio de las personas y del planeta; 
  • dar a los jóvenes la oportunidad de participar de manera significativa y de continuar estos compromisos en toda Europa, así como de hacer oír su voz no solo en cuestiones específicas de la juventud, sino también en una serie de ámbitos políticos diferentes;
  • garantizar que el Pacto Verde Europeo contribuya más eficazmente a erradicar la pobreza, la injusticia y la desigualdad entre hombres y mujeres;
  • acelerar la renovación de los edificios en Europa mediante la concienciación sobre los retos y las oportunidades que plantea y la movilización de los grupos de la sociedad civil, como los representantes de los propietarios de edificios y los arquitectos, para alcanzar los objetivos de la ola de renovación en Europa;
  • implicar estrechamente a las organizaciones de la sociedad civil en la aplicación de los planes nacionales de recuperación, invirtiendo la tendencia establecida en la fase preparatoria, en la que su participación fue limitada. El valor del voluntariado debe ser entendido por los responsables políticos no solo en términos de rendimiento de las horas invertidas, sino también como una expresión de los valores europeos y un ejemplo para los demás de cambio en favor de la sociedad europea que queremos, basada en la solidaridad, la inclusión y los principios democráticos.

Las conclusiones completas de los Días de la Sociedad Civil se publicarán en breve en el sitio web del CESE. (dm)