por el Grupo de Empresarios del CESE

En vísperas de la Cumbre Social que se celebrará en Oporto el mes próximo, los miembros del Grupo de Empresarios se reunieron con Nicolas Schmit, comisario de Empleo y Derechos Sociales. Durante un debate franco y abierto, el presidente del Grupo de Empresarios, Sr. Mallia, destacó la necesidad de una rápida recuperación económica, que solo es posible si garantizamos que nuestras empresas tengan el entorno empresarial adecuado para ser competitivas, crear empleo y, por consiguiente, garantizar el bienestar de nuestras sociedades.

En medio de la peor recesión económica desde la Segunda Guerra Mundial, una sólida recuperación económica es a la vez un requisito previo y una forma de facilitar el progreso social.

Esto significa que la aplicación del pilar europeo de derechos sociales y la Cumbre Social de Oporto no deben referirse únicamente a la política social, sino también a la recuperación económica y la competitividad.

Por lo tanto, fomentar la creación de empleo y la participación en el mercado laboral no puede reducirse a promulgar nueva legislación o a imponer más obligaciones que aumenten la carga de las empresas. Este enfoque no ha funcionado en el pasado y ciertamente no funcionará durante esta dramática crisis económica.

En su lugar, tenemos que centrarnos en crear mercados laborales en los que la flexibilidad y la capacidad de las empresas para adaptarse al cambio vayan acompañadas de una seguridad adecuada para los trabajadores.

La vitalidad del sector industrial, del sector de los servicios y del espíritu empresarial sigue siendo esencial para la prosperidad y el bienestar futuros de Europa. Necesitamos una mano de obra cualificada e innovadora para emprender las transiciones digital y ecológica. Garantizar a las inversiones una base competitiva es fundamental de cara a mantener nuestro modelo social.

La legislación de la UE debe reservarse para cuestiones que tengan un carácter verdaderamente transfronterizo. Cuando la UE legisle, todas sus nuevas iniciativas deben estar mejor fundamentadas en datos y su contribución a la competitividad debe ser sometida a evaluación. Un nuevo control de competitividad específico para todas las nuevas iniciativas ayudaría a lograr este objetivo.

El Grupo de Empresarios se reunió con el comisario Schmit el 15 de abril. En el debate se abordaron varios temas sociales, como el Plan de Acción del pilar europeo de derechos sociales, la Cumbre de Oporto, la propuesta de la Comisión sobre salarios mínimos adecuados, el diálogo social y la negociación colectiva.

El discurso completo del presidente del Grupo de Empresarios, Sr. Mallia, dirigido al comisario Schmit, puede consultarse en este enlace: https://www.eesc.europa.eu/es/news-media/news/speech-president-mallia-eesc-employers-group-meeting-commissioner-schmit (dv/kr)