El CESE se pronuncia sobre la necesidad de un instrumento de la UE para garantizar salarios mínimos

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) ha aprobado un Dictamen titulado Salarios mínimos dignos en toda Europa, con el que contribuye al debate en curso al respecto en toda la UE.

El Parlamento Europeo solicitó este Dictamen exploratorio después de que la Comisión manifestara su intención de proponer un instrumento jurídico para garantizar que todos los trabajadores de la UE tengan derecho a un salario mínimo que permita tener un nivel de vida digno.

En su Dictamen, el CESE aboga por unos salarios mínimos justos que —acompañados de políticas de inclusión activas, integradas y centradas en la persona— podrían ayudar a reducir la pobreza entre los trabajadores que la sufren.

No obstante, hace hincapié en que cualquier iniciativa de la UE en ese sentido deberá basarse en un análisis preciso de la situación en los Estados miembros y respetar plenamente el papel de los interlocutores sociales y su autonomía, así como los diferentes modelos de relaciones laborales.

Sobre el camino a seguir, los tres Grupos del CESE, que representan respectivamente a los empresarios, a los sindicatos y a las organizaciones de la sociedad civil de la UE, han expresado puntos de vista divergentes.

En nombre del Grupo de Empresarios del CESE, el ponente, Stefano Mallia, afirmó: «El Grupo de Empresarios considera que la UE no tiene competencias en materia de salarios —y, en particular, en materia de niveles salariales— y que la fijación de salarios mínimos es un asunto nacional y se lleva a cabo conforme a las características específicas de los respectivos sistemas nacionales. Debe evitarse cualquier acción equivocada por parte de la UE, especialmente en este momento concreto. Cuando los interlocutores sociales necesiten apoyo, deberíamos buscar el modo de abordar las necesidades concretas promoviendo el intercambio de buenas prácticas y el desarrollo de capacidades, sin caer en la trampa de imponer un modelo único que podría tener graves consecuencias negativas».

En representación del Grupo de Trabajadores del CESE, el ponente Oliver Röpke afirmó: «Garantizar que los trabajadores de toda la UE disfruten de salarios mínimos dignos debe ser parte esencial de la estrategia de recuperación de la UE. Para el Grupo de Trabajadores es indiscutible que todos los trabajadores deben estar protegidos por salarios mínimos justos que permitan un nivel de vida digno dondequiera que trabajen. La negociación colectiva sigue siendo la forma más eficaz de garantizar salarios justos, y también debe reforzarse y promoverse en todos los Estados miembros. Por ello celebramos que la Comisión reconozca que hay margen para que la UE promueva el papel de la negociación colectiva en apoyo a la adecuación y la cobertura del salario mínimo». (ll)