Por el Grupo de Empresarios del CESE

En el pleno de junio del CESE, el Grupo de Empresarios presentó una enmienda a la totalidad para expresar con firmeza su preocupación por la propuesta de introducir un protocolo de progreso social que cambiaría radicalmente la naturaleza y el funcionamiento de la economía social de mercado de la UE.

La propuesta de protocolo de progreso social de la CES establecería la primacía de los derechos sociales, laborales y sindicales no solo en su interacción con las libertades económicas, sino también en relación con el mercado interior, la competencia y cualquier otra medida política de la Unión, incluidos ámbitos como la gobernanza económica, el comercio, la digitalización y el medio ambiente.

«Conceder prioridad general a los derechos sociales frente a las libertades económicas sería tan erróneo como dar una prioridad general a las libertades económicas», afirmó Stefano Mallia, presidente del Grupo de Empresarios.

En efecto, introducir un protocolo de progreso social exigiría modificar el Tratado, lo que acabaría con el equilibrio existente entre los derechos sociales y las cuatro libertades que sustentan el mercado interior, equilibrio que actualmente garantizan varias disposiciones de los Tratados.

«En lugar de que la UE presente un protocolo de progreso social que distorsionaría el equilibrio entre las libertades económicas y los derechos sociales e interferiría en competencias nacionales y de la UE bien definidas, es importante avanzar hacia una comprensión compartida de lo que constituye el valor añadido de la UE en términos de políticas sociales y empleo», afirmó Mariya Mincheva, miembro del Grupo de Empresarios del CESE, que presentó la enmienda a la totalidad.

La enmienda a la totalidad presentada por el Grupo de Empresarios del CESE —que obtuvo 101 votos a favor, 133 en contra y siete abstenciones— se adjunta al Dictamen del CESE.

  • SOC/756 – Un protocolo de progreso social (enmienda a la totalidad en anexo): https://europa.eu/!jdMJ7Q
  • Véase también «El CESE respalda los llamamientos a priorizar los derechos sociales fundamentales frente a las libertades económicas con arreglo a la legislación de la UE» (supra).