En un debate celebrado en el pleno del CESE el 25 de marzo, el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea para una Economía al Servicio de las Personas, Valdis Dombrovskis, afirmó que la mayoría de los planes nacionales de recuperación y resiliencia se encuentran todavía en una fase inicial y que «aún queda mucho por hacer antes de que los planes alcancen un grado suficiente de madurez». También señaló que la política comercial desempeña un papel fundamental en la recuperación económica de la UE.

La presidenta del CESE, Christa Schweng, abrió el debate afirmando que la UE y sus Estados miembros han respondido a la crisis con prontitud y energía, y que el CESE cuenta ahora con la aplicación rápida y eficaz de NextGenerationEU y del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

También se refirió a la petición del CESE de disponer de un marco de gobernanza económica que facilite la recuperación económica, esté orientado a la prosperidad y refleje la actual realidad económica posterior a la crisis. El CESE está dispuesto a debatir la revisión de la gobernanza económica y ha sugerido organizar, junto con el CESE y la Comisión, una conferencia de partes interesadas.

Respecto de los planes nacionales de recuperación y resiliencia, el Sr. Dombrovskis explicó que veintitrés de los veintisiete Estados miembros han informado a la Comisión sobre el contenido previsto de sus planes. «Sin embargo, aunque la rapidez es importante para que los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia fluyan lo antes posible, lo que más importa es la calidad». Advirtió que aún queda mucho por hacer antes de que los planes hayan alcanzado un grado suficiente de madurez para ser presentados y aprobados. Señaló tres ámbitos principales en los que todavía queda trabajo: los sistemas de auditoría y control; unas estimaciones de costes y un seguimiento creíbles en relación con el gasto climático y digital; y el respeto del principio de «no causar un perjuicio significativo».

Añadió que la aplicación de los planes debe ir acompañada del apoyo de los interlocutores sociales y la sociedad civil en todas las fases. Agradeció al CESE el oportuno y pertinente balance de la situación, recogido en su Resolución sobre la participación de la sociedad civil en los planes de recuperación y resiliencia.

En cuanto al comercio internacional, la Sra. Schweng declaró que la existencia de un sistema multilateral de comercio basado en normas y un entorno comercial internacional abierto, justo, inclusivo y previsible debe seguir siendo un principio rector para la Unión Europea. El CESE espera contribuir al análisis y recogerá las mejores prácticas en este ámbito en un Dictamen de iniciativa que se aprobará en septiembre.

Por último, la Sra. Schweng señaló que el CESE espera que la UE sea capaz de inspirar una nueva cooperación y una mayor coherencia entre la Organización Mundial del Comercio (OMC) y otras organizaciones internacionales, como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en materia de comercio e inversión, trabajo decente, derechos sociales y humanos, y cambio climático.

El Sr. Dombrovskis coincidió en que la respuesta acertada a la pregunta de cómo apoyar nuestra recuperación y garantizar la prosperidad de Europa es seguir comerciando con nuestros socios mundiales. En cuanto a la reforma institucional de la OMC, afirmó que el objetivo de la Comisión es convertir la OMC en un foro para abordar los problemas más acuciantes del mundo actual, como hacer frente al impacto de la COVID-19, apoyar la sostenibilidad medioambiental y social, actualizar las normas aplicables al comercio digital y abordar las prácticas comerciales desleales. (na)