El sector de las materias primas de la UE: el CESE aboga por la digitalización de la minería

Para la economía de la UE, donde al menos 30 millones de empleos dependen de la disponibilidad de materias primas, el acceso sostenible a estas —en particular metales, minerales industriales y materias primas para la construcción, pero especialmente materias primas fundamentales— reviste una enorme importancia. La actual pandemia de COVID-19 está poniendo de relieve la importancia de la transformación digital. 

En su pleno de septiembre, y en un momento crucial para la aplicación del Pacto Verde Europeo y el plan de recuperación de la UE, el CESE aprobó el Dictamen de iniciativa La minería digital en Europa: nuevas soluciones para la producción sostenible de materias primas.

En dicho Dictamen, el CESE recomienda la digitalización del sector de las materias primas de la UE como oportunidad singular para reforzar la resiliencia de las cadenas de suministro industriales europeas, mejorar el desempeño medioambiental del sector de los minerales, y potenciar la transparencia y el diálogo con los ciudadanos y las comunidades afectadas por las actividades mineras.

El ponente del Dictamen, Marian Krzaklewski, afirma «que la transformación digital del sector minero exige un esfuerzo ambicioso para introducir cambios legales y normativos y que dicho esfuerzo debe llevarse a cabo bajo los auspicios de organizaciones supranacionales y en el ámbito del derecho internacional».

El CESE señala la importancia de disponer de una red global exhaustiva de información especializada sobre minerales para sostener la transformación digital y la toma de decisiones con conocimiento de causa a escala de la UE. El Centro Común de Investigación (CCI) está impulsando el establecimiento y mantenimiento de un sistema de información europeo sobre materias primas, un esfuerzo que el CESE reconoce.

El CESE considera que la UE y los Estados miembros tienen que apoyar activamente la transformación digital del sector minero de la Unión. Se trata de un paso crucial para aumentar la resiliencia de la industria de la UE y de la cadena de valor de las materias primas. Las minas que utilizan tecnologías digitales, como la automatización integrada, las redes cognitivas y el uso de análisis en tiempo real, son más eficientes, limpias y seguras. La reducción de las huellas ambientales y los entornos más seguros resultan más fáciles de lograr en las «minas inteligentes», y esto es crucial para obtener la licencia social que permita operar en Europa. (ks)