UE-África, hacia una asociación más igualitaria

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentó en marzo de 2020 la nueva estrategia para África, que persigue remodelar las relaciones entre la UE y los países africanos. Antes de la esperada Cumbre UE-África, el CESE ha dado un paso más al proponer una asociación sostenible entre la UE y el continente africano, sobre la base de los derechos humanos universales, las estructuras democráticas, las inversiones a largo plazo en infraestructuras y la plena inclusión de la sociedad civil organizada. Esta nueva relación que ahora se propone entre la UE y África no puede fundamentarse en un enfoque obsoleto como el de la política industrial y el crecimiento, perjudicial para el planeta y de consecuencias sociales muy negativas. La atención, en opinión del CESE, ha de centrarse en una distribución equitativa de la riqueza y en la creación de estructuras del estado de bienestar.

A efectos prácticos, el CESE señala que, por parte de la UE, la asociación en favor del desarrollo ha de prestar un mayor apoyo a la creación de sistemas locales de educación pública a todos los niveles, con una ampliación del programa Erasmus+. El objetivo final estribaría en evitar la «fuga de cerebros» de África a la UE y revertir la migración.

El presidente saliente del CESE, Luca Jahier, apunta que África ha sido una de las principales prioridades de su mandato, a la vez que destaca que el proyecto en curso para crear una zona de libre comercio continental en África generaría sinergias con el mercado interior de la UE. El Sr. Jahier también se ha referido a la migración y a la necesaria implicación de la sociedad civil africana en la próxima asociación UE-ACP, para concluir afirmando que, «a pesar de la pandemia de COVID-19, África no ha dejado de ser un punto crucial en la agenda del CESE». (dgf)