Una red fuerte de la sociedad civil —junto con la concienciación política, un marco legislativo sólido y medios de comunicación independientes— constituye una de las armas clave para luchar contra la desinformación sobre el terreno.

El 12 de junio, de cara a las elecciones europeas de 2024, el CESE celebró el primero de una serie de actos destinados a concienciar sobre la desinformación. Dicho acto tuvo lugar en Sofía (Bulgaria), tras conocerse que el 55 % de la población búlgara considera que está expuesta con frecuencia a desinformación y noticias falsas.

La conclusión de los debates fue que las organizaciones de la sociedad civil, el Gobierno y los medios de comunicación independientes deben aunar fuerzas para crear una primera línea de defensa contra la manipulación de la información, que gana cada vez más terreno como arma de injerencia extranjera.

El auge de la desinformación es una tendencia especialmente preocupante de cara a las próximas elecciones europeas. Oliver Röpke, presidente del CESE, subrayó: «La desinformación, y ahora también la propaganda de guerra, se utiliza para difuminar la realidad y sembrar la discordia, lo que impide mantener un debate objetivo. El próximo año tendrá lugar el mayor acontecimiento democrático de Europa. La ciudadanía europea tiene derecho a elegir basándose en información objetiva, y creo que todos debemos contribuir a una campaña en la que la desinformación y la injerencia extranjera no tengan cabida».

Kiril Valchev, director general de la Agencia de Noticias de Bulgaria (BTA), defendió que es la información, y no la censura, la mejor arma para luchar contra la desinformación. «Debemos dejar que la información circule con libertad y hacerla accesible al público», sentenció.

Alice Stollmeyer, fundadora y directora ejecutiva de la ONG «Defend Democracy», afirmó: «Las sociedades civiles no pueden acabar por sí solas con la desinformación, pero pueden organizarse y actuar en bloque presionando a las grandes empresas tecnológicas propietarias de las plataformas de medios sociales para que asuman más responsabilidades».

En el debate también se puso de manifiesto el papel fundamental que desempeñan los medios de comunicación independientes a la hora de desmentir la desinformación. Tikhon Dzyadko, periodista independiente ruso y redactor jefe del canal de televisión independiente TV Rain, afirmó que los medios de comunicación independientes trabajan intensamente para proporcionar al pueblo ruso pruebas e información contrastada frente a la propaganda rusa. «El Gobierno ruso no quiere que el pueblo conozca la verdad», aseveró. (at)