El Comité Económico y Social Europeo aprobó el 24 de marzo una Resolución sobre la guerra en Ucrania y su impacto económico, social y medioambiental en el contexto de una cumbre del Consejo Europeo con la guerra en primer lugar en el orden del día.

El pleno aprobó la Resolución tras un debate con la comisaria de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, y varios representantes destacados de la sociedad civil ucraniana y rusa.

Los miembros del CESE expresaron su solidaridad con Ucrania y destacaron el papel de la sociedad civil en la ayuda al pueblo y a los refugiados ucranianos.

La presidenta del CESE, Christa Schweng, abrió el debate subrayando que: «Esta invasión ha puesto en peligro nuestra seguridad y nuestros valores y la UE apoya legítima y enérgicamente a Ucrania, respondiendo con unidad y solidaridad».

La comisaria de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, destacó el papel sumamente importante que el CESE puede tener con su experiencia sobre el terreno, ya que Europa ha acogido hasta ahora a 3,5 millones de refugiados ucranianos, de los que 1,8 son niños. La solidaridad sin precedentes de la sociedad civil con las personas que huyen de la guerra en Ucrania ha sido extraordinaria y «nos hace sentirnos orgullosos de ser europeos», declaró la Sra. Johansson.

Los presidentes de los tres Grupos del CESE, ponentes de la Resolución, subrayaron los retos cruciales a los que se enfrenta Europa como consecuencia de la guerra.

Stefano Mallia, presidente del Grupo de Empresarios del CESE, afirmó: «En nuestra Resolución celebramos las medidas humanitarias adoptadas hasta la fecha e instamos a los Estados miembros a que hagan más para ayudar a Ucrania».

Oliver Röpke, presidente del Grupo de Trabajadores, declaró: «Uno de mis mensajes principales es que la comunidad internacional y Europa deben permanecer unidas en esta situación».

Séamus Boland, presidente del Grupo Diversidad Europa, afirmó: «La invasión rusa de Ucrania representa la más violenta agresión no provocada en el continente europeo desde 1939 y debemos rechazarla».

Los representantes de la sociedad civil ucraniana y rusa que intervinieron en el debate despertaron una gran emoción al relatar sus experiencias de la guerra de primera mano.
El fundador del movimiento «Rusia abierta», Mijaíl Jodorkovski, señaló las desastrosas consecuencias de la desinformación y declaró: «Intentar combatir la desinformación es nuestra prerrogativa, incluso más allá de Rusia».

El presidente del Consejo Económico y Social Tripartito de Ucrania, Anatoli Kínaj, calificó las acciones de Rusia de «no solo una agresión militar, sino un crimen contra la civilización».

Alexánder Shubin, presidente de la Plataforma de la Sociedad Civil de Ucrania, pidió a Europa que siga apoyando a Ucrania y sus aspiraciones a formar parte de la familia europea.

Guennadi Chíyikov, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Ucrania, pidió a las organizaciones empresariales y patronales europeas apoyo para las empresas ucranianas.

Por último, Yevguenia Pavlova, de la Asamblea Nacional de Personas con Discapacidad de Ucrania, pidió no olvidar a la población ucraniana con discapacidad, que necesita especial atención. (at)

El texto completo de la Resolución del CESE se encuentra en el sitio web del Comité.