La respuesta de la UE a la crisis de los precios de la energía debe tener como objetivo proteger a todos los hogares y las empresas que se enfrentan a grandes problemas para pagar sus facturas de energía. Este es el principal mensaje del Dictamen del CESE sobre la política económica de la zona del euro 2023, aprobado en el pleno de enero.

El CESE apoya la propuesta de la Comisión Europea de dos niveles de precios para proteger a los más vulnerables: hasta cierto nivel de consumo de energía, el consumidor vulnerable pagará por debajo del precio de mercado.

No obstante, el Comité advierte que esta política debería cubrir tanto a las personas que se encuentran por debajo del umbral de pobreza como a la clase media baja, que también tendrá dificultades para pagar sus facturas de energía a precios de mercado.

El ponente del Dictamen, Petru Sorin Dandea, señaló: «El invierno de 2022-2023 ha generado grandes problemas en la Unión. Para proteger realmente a los hogares vulnerables frente a la crisis de los precios de la energía, la política de dos niveles de la Comisión debe ser inclusiva».

A fin de evitar la paralización de las actividades empresariales, el CESE apoya la propuesta de la Comisión de que los Estados miembros utilicen el marco temporal de crisis relativo a las ayudas estatales y les insta a que empleen todos los medios posibles para ayudar, en particular, a las pequeñas y medianas empresas.

Para contener el aumento de la inflación, el Banco Central Europeo ha recurrido a los instrumentos de la política monetaria, pero esto solo puede tener éxito si se coordina con la política presupuestaria de los países de la zona del euro. (mp)