Tras las huelgas climáticas de la juventud, es hora de que esta ocupe su puesto en la mesa

La emergencia climática a la que se enfrenta hoy el planeta ha movilizado a millones de jóvenes en todo el mundo, muchos de los cuales se ven profundamente afectados por la amenaza que supone para su futuro. Al mismo tiempo, son los jóvenes quienes han demostrado en repetidas ocasiones su energía, creatividad y motivación a la hora de combatir los actuales modelos insostenibles e incitar a los responsables de la toma de decisiones a adoptar políticas ambiciosas. No obstante, sigue existiendo un gran trecho entre prestarles oído y obrar en consecuencia.

Mediante este Dictamen, el CESE pretende reducir esta brecha, pues considera esencial que la juventud participe de forma estructurada y formal en todas las etapas de los procesos decisorios de la UE.

«Europa, y el mundo, necesitan ambición, liderazgo y acción. Nuestros sistemas se basan en tomar prestado del futuro; ha llegado el momento de empezar a invertir en él», recalcó Cillian Lohan, ponente del Dictamen.

En este contexto, el CESE propone constituir mesas redondas sobre clima y sostenibilidad dirigidas a los jóvenes, organizadas por el propio Comité en colaboración con la Comisión Europea y el Parlamento Europeo, así como la incorporación de un delegado de los jóvenes a la delegación oficial de la UE en las reuniones de la CP en la CMNUCC.

Se trata de una oportunidad, que se da una sola vez en cada generación, para corregir las desigualdades sistémicas y avanzar hacia un futuro mejor. (mr)