Un año del nuevo mandato del CESE: una primera ocasión de hacer balance

Todos recordamos el día que comenzó el nuevo mandato: fue el 28 de octubre de 2020, en lo más crudo de la pandemia, y el pleno tuvo que celebrarse en línea. Todo era surrealista: el futuro parecía incierto, nadie sabía cuándo ni cómo tendríamos una vacuna, pero conseguimos poner en marcha nuestro trabajo.

La pandemia provocó una crisis sanitaria mundial con pérdida de millones de vidas y una crisis económica también mundial, que estamos intentando superar. En esta coyuntura dramática, la Unión Europea tuvo la fuerza y la determinación para actuar con enorme rapidez y adoptar medidas sin precedentes. En el ámbito de la salud, la adquisición de suministros médicos y equipos de protección y las medidas adoptadas en relación con las vacunas sirvieron de apoyo a nuestros servicios sanitarios nacionales. Desde el punto de vista económico y financiero, la UE ha desplegado medidas de emergencia y una financiación sin precedentes, incluido el instrumento SURE para mitigar los riesgos de desempleo y NextGenerationEU, el Plan de Recuperación de la UE.

Además de todo esto, el último año ha estado marcado por un recrudecimiento de los fenómenos ligados al cambio climático: incendios en Francia, Italia y Grecia, inundaciones en Bélgica, los Países Bajos y Alemania, así como el deshielo de los glaciares en Groenlandia. El medio ambiente es como el cuerpo humano: nos envía señales inequívocas sobre su estado de salud. La sociedad está ahora sintonizada con estas cuestiones y más sensibilizada que antes, y los jóvenes son actores clave en estas batallas, como el movimiento «Viernes por el Futuro», que pide a los políticos que tomen medidas concretas y oportunas para asegurar un futuro para la Tierra. La Comisión Europea ha dado un nuevo impulso a su política en materia de medio ambiente con el Pacto Verde: vamos por buen camino.

Los últimos meses han estado marcados por la inauguración de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, una oportunidad extraordinaria para que los ciudadanos digan lo que piensan sobre la configuración de la Unión Europea.

El CESE ha estado muy involucrado en todas estas cuestiones. Se han elaborado y enviado a las instituciones dictámenes y declaraciones sobre la Unión de la Salud, sobre NextGenerationEU, sobre el Pacto Verde y sobre el pilar europeo de derechos sociales. Los ciudadanos, los trabajadores, los empresarios y la sociedad civil organizada en su conjunto tienen una voz, y esa voz debe escucharse.

En septiembre, la presidenta von der Leyen invitó a su discurso sobre el estado de la Unión a la campeona paralímpica italiana Bebe Vio: una joven que ha luchado contra todo tipo de adversidades desde su infancia y las ha superado. Sus palabras deberían incitarnos a todos, especialmente a las jóvenes generaciones, a construir una Unión Europea de solidaridad y diversidad: «Si parece imposible, entonces se puede hacer».

Giulia Barbucci, vicepresidenta del CESE