El CESE aprueba un Dictamen sobre el paquete legislativo para la lucha contra el blanqueo de capitales

La Comisión Europea ha presentado a los colegisladores y al Comité Económico y Social Europeo su nuevo paquete legislativo de 2021 para la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. En su Dictamen, aprobado en el pleno de diciembre, el CESE apoya plenamente las propuestas, pero también insiste en que urge aplicar estas medidas y propone abordar otros aspectos clave.

El CESE respalda, en particular, la creación de la nueva Autoridad de Lucha contra el Blanqueo de Capitales y la Financiación del Terrorismo (ALBC), pero considera que debería estar operativa a más tardar en 2026. Reitera, asimismo, su propuesta de un pacto europeo para combatir los comportamientos que atentan contra los principios éticos y políticos de nuestras democracias y socavan los bienes públicos, y sugiere que se cree un nuevo órgano consultivo de la sociedad civil en el ámbito de la lucha contra el blanqueo de capitales. El Reglamento sobre los criptoactivos también debe aplicarse con carácter de urgencia. La transposición tardía e incompleta de las anteriores Directivas en materia de lucha contra el blanqueo de capitales por parte de algunos de los veintisiete Estados miembros de la UE se considera inaceptable. La Comisión Europea debería presionar para que se tomen medidas urgentes. También deberían adoptarse medidas específicas de control de las sociedades fantasma. Además, la Comisión debería estudiar la manera de ampliar las medidas a los canales de blanqueo de capitales ajenos al sistema financiero. Por último, el CESE considera necesario elaborar una nueva lista de terceros países de alto riesgo, que sea realista y exhaustiva.

El ponente, Javier Doz Orrit, afirmó: Es urgente que la sociedad civil, las instituciones europeas y los gobiernos nacionales actuemos juntos. Según las estimaciones, el volumen de blanqueo de capitales en la UE se sitúa entre el 1 % y el 1,3 % del PIB de la EU-27, es decir, entre 140 y 208 000 millones EUR. Tenemos que acabar con esta inmoralidad intolerable, sobre todo ahora en tiempos de pandemia. El CESE está de acuerdo con el paquete legislativo para la lucha contra el blanqueo de capitales y propone medidas adicionales.

Espero que todos los Estados miembros puedan aplicar pronto en el conjunto de la legislación propuesta. Es sumamente importante que se sepa, por ejemplo, quiénes son los propietarios reales de las empresas o las ONG susceptibles de ser utilizadas en operaciones de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo. Esto debería aplicarse también a las entidades no pertenecientes a la UE que deseen hacer negocios con entidades europeas, añadió el coponente Benjamin Rizzo.

La ALBC como núcleo de un sistema integrado de supervisión e inteligencia de la UE

El paquete legislativo de la Comisión tiene por objeto abordar el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo de un modo y a una escala sin precedentes. Los informes de la Comisión Europea y del Tribunal de Cuentas Europeo, los estudios académicos y ahora los «papeles de Pandora» y otras publicaciones similares ponen de relieve la gravedad del fenómeno del blanqueo de capitales en la UE. La piedra angular de este nuevo paquete es la creación de la Autoridad de Lucha contra el Blanqueo de Capitales (ALBC), que contará con competencias de supervisión directa y una mayor capacidad de coordinación y cooperación con las autoridades nacionales, junto con las cuales velará por una aplicación correcta y coherente de las normas de la UE por parte del sector privado. Se supone que la ALBC iniciará sus actividades en 2024 y empezará a ejercer sus competencias de supervisión directa a partir de 2026.

El CESE apoya firmemente la creación y el diseño de la ALBC. En principio, esta nueva autoridad debería estar plenamente operativa, incluida su función de supervisión, en 2026. Hasta ese momento, será necesaria una mayor cooperación entre la Comisión y las otras instituciones. La eficacia en la lucha contra el blanqueo de capitales y los delitos conexos también requiere un cambio cultural y la participación de la sociedad civil organizada. Esta es la razón por la que el CESE reitera su propuesta de un pacto europeo y sugiere que se cree un nuevo órgano consultivo de la sociedad civil en el ámbito de la lucha contra el blanqueo de capitales y sugiere la creación de un órgano consultivo de la sociedad civil en el seno de la ALBC para ayudar a restablecer la confianza de la ciudadanía europea e informarla sobre el impacto sumamente negativo del blanqueo de capitales. La coordinación eficaz de la ALBC con la Fiscalía Europea (que debe ponerse en marcha sin demora) y Europol (que requiere mayores competencias y recursos), puede ser la clave para el éxito del paquete legislativo en la práctica.

Composición del paquete y nuevo Reglamento sobre los criptoactivos

El paquete legislativo está compuesto por el primer Reglamento sobre la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, que abarca la supervisión del sector privado, y la sexta Directiva relativa a la lucha contra el blanqueo de capitales, que se centra en el sistema institucional y su adaptación en cada Estado miembro. Entre otras medidas, el primer Reglamento sobre la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo amplía la lista de entidades obligadas para incluir a los proveedores de servicios de criptoactivos, las plataformas de financiación participativa y los operadores de migración. La sexta Directiva relativa a la lucha contra el blanqueo de capitales aclara las competencias, las tareas y el acceso a la información de las unidades de inteligencia financiera (UIF) y los supervisores nacionales. También mejora los mecanismos de cooperación entre los supervisores y con otras autoridades. Las disposiciones tanto del Reglamento como de la Directiva tienen por objeto armonizar las legislaciones nacionales y automatizar el registro y la transmisión de información. En el mismo paquete, la Comisión propone, asimismo, una reforma del Reglamento sobre transferencia de fondos de 2015 para cubrir los criptoactivos, su trazabilidad e identificación, así como sus proveedores de servicios.

El CESE considera adecuada la composición del paquete, al igual que las disposiciones tanto del Reglamento como de la Directiva destinadas a armonizar las legislaciones nacionales y automatizar el registro y la transmisión de información. El Reglamento sobre los criptoactivos y el mercado de criptoactivos es un paso adelante y debería aplicarse urgentemente, pero no sustituye a todos los instrumentos necesarios para proteger a los usuarios de los riesgos financieros y delictivos que plantean estos productos financieros.

La necesidad de una transposición urgente en la EU-27

Es urgente que la sociedad civil y los gobiernos nacionales en general apoyen la adopción y la correcta aplicación del paquete legislativo. Las instituciones de la UE deberían facilitar las asociaciones público-privadas en este ámbito. La Directiva 2018/1673, que establece una definición común del delito de blanqueo de capitales, y la Directiva 2019/1937 sobre la protección de las personas que denuncian la corrupción económica y política, aún no han sido transpuestas en todos los Estados miembros. El CESE considera inaceptable este retraso y pide a la Comisión que presione para que se tomen medidas urgentes. La Comisión también debería promulgar una nueva Directiva sobre una definición común de los delitos conexos, en la que se establezcan baremos específicos para las sanciones correspondientes.

Sociedades fantasma, blanqueo de capitales fuera del sistema financiero y terceros países de alto riesgo

El CESE expresa su profunda preocupación por la existencia en la UE de un gran número de sociedades fantasma, que desempeñan un papel clave en el blanqueo de capitales y la elusión fiscal. Deben adoptarse medidas específicas para supervisar a estas empresas y a quienes las gestionan. Ninguna empresa susceptible de ser utilizada en operaciones de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo debe estar autorizada a registrarse en ningún Estado miembro si no se sabe quiénes son los propietarios reales, o si estos están relacionados con tales actividades.

Además, el CESE pide a la Comisión que estudie la manera de ampliar el paquete legislativo a los canales de blanqueo de capitales ajenos al sistema financiero. Es necesaria una nueva legislación de la UE sobre el mercado de obras de arte y activos de alto valor, los puertos francos, los depósitos de aduana y las zonas económicas especiales, determinadas transacciones comerciales o inversiones inmobiliarias, juegos de azar, etc.

Por último, el Comité Económico y Social Europeo considera necesario elaborar una lista nueva, realista y exhaustiva de terceros países de alto riesgo. La Comisión Europea también debería establecer una norma según la cual las empresas y personas implicadas en delitos financieros o blanqueo de capitales queden excluidas de los procedimientos de contratación pública.

Downloads