Diandra Ní Bhuachalla fue delegada de Juventud de las Naciones Unidas para Irlanda (2021-2022) y centró su trabajo en la igualdad de género, la justicia climática y la paz y la seguridad tras once años como activista a nivel local y nacional. Trabaja con el equipo Youth2030 del Consejo Nacional de la Juventud de Irlanda como coordinadora de los programas de jóvenes delegados. Colabora activamente con la Red de Jóvenes de la Red Europea de Desarrollo Sostenible (REDS) y el programa «Conversaciones Futuras Comunes» de la Chatham House. Recientemente fue seleccionada como embajadora mundial por Foundations for Tomorrow y la Oficina del comisario de Generaciones del Futuro para Gales.

Diandra posee una diplomatura en Gobernanza, es licenciada en Derecho y tiene un máster en Política Pública Internacional y Diplomacia del University College Cork.

CESE Info: ¿Cómo ve su papel en el Comité y, en particular, como delegada en la COP28? ¿Qué desea aportar al debate sobre el cambio climático?

Diandra Ní Bhuachalla: «En mi calidad de representante de la juventud del CESE en la COP hasta 2025, considero mi papel fundamental en nuestra labor para ser verdaderamente representativos e inclusivos.
Un problema al que deben hacer frente diversas partes interesadas que participan en la toma de decisiones y la elaboración de políticas a escala internacional es la exclusión, algo que los jóvenes conocen y experimentan sin ningún género de dudas. A pesar de que somos pioneros en las cuestiones del clima y disponemos de un conjunto único de experiencias vividas, a menudo se nos dice que nuestra edad nos impide comprender las cosas y elaborar opiniones informadas. Esta discriminación puede agravarse en función de la raza, el género, la orientación sexual, la cultura, etc., de cada persona.
Cuanto más dure este intento por silenciarnos, más probable es que el compromiso de los jóvenes se reduzca. ¿Y quién salvará a las personas y al planeta, entonces? ¿Qué líderes experimentados y motivados tendremos en el camino hacia 2050, cuando será necesario tomar las decisiones realmente difíciles?
Los innumerables jóvenes que han asistido a las COP en los últimos años han afirmado que las enseñanzas más valiosas y las relaciones más sólidas las han obtenido fuera de los espacios de negociación. De forma involuntaria o no, los procedimientos establecidos en estas reuniones están dando lugar a una segregación. Para superar el cambio climático, necesitamos todas las voces y todas las ideas reunidas de forma solidaria. Una acción por el clima sostenida y eficaz depende del empoderamiento de los grupos marginados. Solo entonces podremos lograr la justicia climática y garantizar que nadie se quede atrás en la lucha más importante de nuestras vidas».