Un debate celebrado el 24 de enero en la sede del CESE ha revelado que la UE no está alcanzando los objetivos de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Sin embargo, no se ha perdido la esperanza. La UE tiene la oportunidad de asumir el liderazgo en este ámbito, en particular mediante la aportación de ayudas financieras. El CESE desempeña un papel destacado en el seguimiento de los avances.

El pleno del CESE de enero acogió un debate con Guillaume Lafortune, vicepresidente de la Red de Soluciones para un Desarrollo Sostenible (SDSN) de las Naciones Unidas, sobre la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

El Sr. Lafortune presentó el Informe sobre el Desarrollo Sostenible en Europa 2022, elaborado en colaboración con el CESE. Según el Sr. Lafortune, la UE no está alcanzando los objetivos. Mientras tanto, los avances realizados hasta la fecha en todo el mundo se están convirtiendo en papel mojado y los países en desarrollo, en particular, que se enfrentan a graves limitaciones financieras, se están quedando rezagados.

El Informe recomienda a la UE que abogue, en el sistema de las Naciones Unidas, por un plan mundial para aumentar la financiación internacional destinada a los ODS. La presidenta del CESE, Christa Schweng, se hizo eco de esta idea al destacar la importancia del liderazgo de la UE en la realización de las transformaciones mundiales.

El CESE también desempeñará un papel clave en la primera revisión voluntaria de la Comisión Europea prevista para julio de 2023, que recabará los puntos de vista de las partes interesadas sobre los avances hacia la consecución de los ODS. El CESE recomienda un enfoque transversal para los objetivos, teniendo en cuenta la naturaleza interrelacionada de los ODS y sus respectivas metas, y propone crear una nueva plataforma para fomentar una participación estructurada de la sociedad civil en las políticas relacionadas con los ODS. (gb)