Los pormenores del nuevo Pacto sobre la migración generan frustración en el CESE

This page is also available in

En un debate mantenido durante el pleno con la comisaria europea de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, el Comité Económico y Social Europeo (CESE) valoró positivamente el nuevo Pacto sobre Migración y Asilo, aunque también criticó su falta de ambición y audacia. Excesivamente enfocado hacia las fronteras y los retornos, el Pacto propone muy pocas soluciones viables para adoptar un planteamiento solidario de la gestión migratoria.

El 27 de enero, el CESE entabló un debate con la comisaria Johansson justo antes de aprobar su Dictamen sobre Un nuevo pacto sobre Migración y Asilo. El Comité expresa en este Dictamen sus reservas sobre la capacidad del Pacto de contribuir al desarrollo de un marco europeo común para la gestión de la migración que sea eficaz y esté en consonancia con los valores de la UE.

Al abrir el debate, la Presidenta del CESE, Christa Schweng, se mostró muy contenta de que la Comisión presente este Pacto tan esperado sobre migración y asilo, incluso en circunstancias tan difíciles como las actuales. No existen excusas para no adoptar un enfoque común y viable en materia de migración y no hay tiempo que perder. El nuevo Pacto brinda a la UE la oportunidad de avanzar y sentar una base común sólida para actuar en cuestiones de migración y asilo.

En sus observaciones iniciales, la Sra. Johansson afirmó: La UE viene sufriendo desde hace demasiado tiempo un debate empozoñado en torno a la migración. Ha llegado el momento de serenarse y encontrar soluciones pragmáticas.

La comisaria se refirió a la migración irregular como el reto más acuciante de la actualidad, dado que su gestión no es lo suficientemente adecuada. En opinión de la Comisión, hay que abordar las causas profundas de la migración irregular e intensificar la cooperación con terceros países. Asimismo, es fundamental gestionar los retornos de manera más eficiente, puesto que en la práctica apenas se ejecuta en torno a un tercio de las decisiones de repatriación. El buen funcionamiento de la solidaridad entre los Estados miembros es de suma importancia.

La Sra. Johansson también destacó la necesidad de invertir en vías legales, tanto para los refugiados, a través de programas de reasentamiento, como para los migrantes laborales, al igual que la necesidad de brindar a los migrantes regulares la oportunidad de integrarse en la sociedad de la UE.

 

Críticas del CESE

A pesar de ser recibido con satisfacción, el nuevo Pacto no concitó la aprobación del CESE.

Las críticas del Comité se centraron sobre todo en que el Pacto versa principalmente acerca de los retornos y la gestión de las fronteras, en detrimento de otras cuestiones candentes como son los canales regulares de inmigración, unas vías seguras para el asilo y la integración de los migrantes. Además, el CESE cree que algunas de las soluciones propuestas podrían no ser viables en la práctica.

Durante su intervención en el pleno, el ponente del Dictamen, José Antonio Moreno Díaz, afirmó: Teníamos depositadas grandes esperanzas en este Pacto, pero he de decir que estamos un poco decepcionados. Si bien el análisis de la Comisión es acertado y coincidimos con las conclusiones, nuestra frustración está relacionada con los pormenores, con las propuestas.

El coponente del Dictamen, Cristian Pîrvulescu, lamentó la falta de avances en algunas de las cuestiones que se abordan en el Pacto. Nos entristece constatar que no solo no se ha avanzado mucho, sino que se ha retrocedido en gran medida. Nos gustaría animar a la Comisión a que adoptara un enfoque más audaz en algunas de estas cuestiones. Es muy importante tener el valor de llamar a las cosas por su nombre, declaró.

Según el CESE, los principales defectos del Pacto residen en el contenido de sus propuestas. Entre ellas cabe mencionar el Reglamento sobre la gestión del asilo y la migración, que contempla un nuevo mecanismo de solidaridad y nueva legislación para establecer un procedimiento de control en las fronteras exteriores. También se propone un Reglamento sobre los procedimientos de asilo que establece un nuevo procedimiento fronterizo, una nueva estrategia sobre retorno voluntario y reintegración, y la Recomendación sobre la cooperación entre los Estados miembros en relación con las actividades de salvamento llevadas a cabo por entidades privadas.

En el Pacto se detalla el nuevo mecanismo de solidaridad que permite a los Estados miembros participar en la reubicación o el retorno patrocinado de las personas en situación irregular. Sin embargo, el CESE no se muestra convencido de que este nuevo mecanismo voluntario y selectivo vaya a contribuir en la práctica a aliviar la carga a aquellos países que se ven sometidos a mayores presiones. No se ofrecen incentivos para que los países participen en el mecanismo, a pesar de que algunos de ellos ya se negaron a hacerlo en el anterior programa de reubicación.

Asimismo, el CESE considera que el sistema de control previo a la entrada y los procedimientos fronterizos previstos resultan inadecuados: no está claro hasta qué punto sería viable en la práctica el período de cinco días para la resolución del cribaje, especialmente para los países que reciben mayor afluencia de personas que llegan de forma irregular por mar.

Además, el CESE lamenta que en el Pacto no se mencione el Acuerdo Global para una Migración Legal, Segura y Ordenada de Naciones Unidas para la gestión internacional de las migraciones.

 

Johansson: La realidad es distinta que en 2015

La comisaria mostró su desacuerdo absoluto con las críticas a una supuesta falta de ambición por parte de la Comisión. La realidad es muy distinta hoy a la de 2015, cuando experimentamos una afluencia masiva de refugiados y la reubicación se convirtió en un gran problema, afirmó. Explicó que la inmensa mayoría de quienes llegan ahora no son refugiados. Por lo tanto, es muy importante la agilidad en las decisiones y los retornos.

 

Los ciudadanos nos están pidiendo que hagamos la distinción

La comisaria añadió que la eficacia de los procedimientos de retorno es importante por dos motivos. Por una parte, se manda un rotundo mensaje a los traficantes de seres humanos, que están diciendo a los migrantes que, una vez puestos los pies en el territorio europeo, podrán quedarse para siempre. Hemos de dejar claro que esto no es verdad, afirmó.

Por otra parte, los procedimientos fronterizos y los retornos están vinculados a la salvaguarda del derecho a solicitar asilo y a la obligación de proporcionar protección internacional a quienes la necesiten.

Es importante que defendamos su derecho a venir aquí para solicitar asilo y que les garanticemos un proceso justo y apropiado, afirmó. Pero una vez finalizado dicho proceso, si la decisión es negativa, no tienen derecho a protección internacional y han de regresar a sus países. Esto es lo que nos están pidiendo los ciudadanos europeos: hacer esta distinción. Quienes cumplan los requisitos para quedarse son bienvenidos y desearíamos que pasaran a formar parte de nuestra sociedad.

 

La situación en Bosnia

Durante el debate, los miembros del CESE expresaron su profunda preocupación por la situación en la frontera de la UE con Bosnia y Herzegovina, donde, privados de un alojamiento básico, permanecen 2 500 migrantes que luchan por sobrevivir al hambre, la sed y el invierno, y ello a pesar de que la UE ha financiado el campamento de Bira, plenamente equipado para soportar las inclemencias invernales. Sin embargo, las autoridades locales se niegan a abrir estas instalaciones.

Soy conocedora de la aportación de 3,5 millones de euros que ha hecho la UE, que viene a sumarse a los 88 millones de euros que ya se han destinado en los últimos tres años a Bosnia y Herzegovina para ayudar a los refugiados y migrantes vulnerables, afirmó Christa Schweng, presidenta del CESE. No podemos seguir limitándonos a reaccionar a golpe de incentivos económicos. Tenemos que aplicar soluciones duraderas basadas en la solidaridad. Del mismo modo, necesitamos rutas migratorias seguras y mejores condiciones de vida en los países de origen, algo que podrá lograrse desarrollando las acciones políticas, económicas y sociales.

 

Contexto

La Comisión Europea presentó el 23 de septiembre de 2020 un nuevo programa de trabajo con el título Un nuevo Pacto sobre Migración y Asilo. En una conferencia de alto nivel organizada en noviembre de 2020 por el Comité Económico y Social Europeo, representantes de la sociedad civil, grupos de reflexión y el Parlamento Europeo dijeron de este Pacto que era «una oportunidad perdida para el nuevo comienzo que tanto se necesita». El 27 de enero de 2021, el pleno del CESE aprobó su primer Dictamen sobre el Pacto.

See also