El nuevo modelo de industria para Europa aporta un cambio de paradigma muy necesario, afirma el CESE

This page is also available in

Por primera vez, tenemos una auténtica estrategia que puede servir para que Europa reafirme su soberanía industrial, afirma el CESE en su dictamen recientemente adoptado sobre la propuesta de Un nuevo modelo de industria para Europa. Pero todavía sigue siendo necesario un plan de acción claro con medidas prácticas a corto, medio y largo plazo para que se logren sus objetivos.

El CESE señala varios puntos fuertes en el nuevo modelo en comparación con sus muchos predecesores, en particular:

  • Un enfoque verdaderamente estratégico para abordar la transición digital y la transición verde;
  • Centro de la atención en las alianzas industriales para promover la aparición de «campeones europeos»;
  • Normas de la UE más flexibles sobre financiación pública de proyectos industriales estratégicos y creación de «proyectos de interés común europeo»;
  • Uso del poder de regulación de la UE en las relaciones internacionales;
  • Descarbonización de las industrias europeas intensivas en energía.

El principal punto débil de la estrategia, en opinión del CESE, es que se limita a establecer una lista de futuros proyectos, en lugar de proporcionar un claro plan de acción a corto, medio y largo plazo, con objetivos anuales y procedimientos para medir los progresos.

El CESE está de acuerdo con la Comisión: la edad de ingenuidad en las relaciones internacionales ha terminado. El libre comercio es bueno, pero también tiene que ser justo.

Es nuestra firme convicción de que un modelo industrial debe ir de la mano del comercio exterior y la política exterior, afirma el ponente del dictamen, Mihai Ivașcu, y que quien desee formar parte del mercado único debe cumplir todas sus normas, incluido el principio de neutralidad climática.

La UE debería utilizar la panoplia de medios de que dispone para situar a su industria en igualdad de condiciones con los competidores, argumenta el CESE: medidas de ajuste en frontera, cumplimiento de las normas medioambientales por los importadores, subvenciones a las exportaciones con bajas emisiones de carbono, instrumentos de defensa comercial y medidas para abordar las diferencias de tarificación del carbono en los acuerdos de libre comercio.

La lección de la COVID-19

La crisis de la COVID-19 ha dejado clara la urgente necesidad que tienen Europa de contar con este tipo de política industrial. La pandemia desencadenó una recesión económica masiva, con una caída del 8,7 % en 2020 según los pronósticos del Banco Central Europeo.

Se debe evitar por todos los medios que la pérdida de producción industrial pase a ser permanente, insta el CESE, y señala la necesidad de:

  • cartografiar el impacto de la COVID-19 en los distintos sectores y cadenas de valor para abordar sus necesidades específicas y restablecer la producción y el empleo;
  • (re) construir cadenas de valor industrial integradas dentro de la UE, relocalizar las actividades estratégicas y garantizar la seguridad de los suministros en sectores como la energía, la asistencia sanitaria y los ingredientes farmacéuticos activos.

Esto significa apoyar a las empresas que se relocalicen en Europa, defiende el CESE, lo que permitiría a la UE recuperar el control sobre la producción y reducir su creciente dependencia de las importaciones de productos clave, como los respiradores, mascarillas y otras mercancías, como ha puesto de manifiesto la epidemia de COVID-19.

El papel clave de la sociedad civil

El papel clave que deben desempeñar los interlocutores sociales y las organizaciones de la sociedad civil en el diseño de la futura industria europea es una característica muy positiva del nuevo modelo. Un diálogo social y cívico constructivo contribuirá a que la aplicación del modelo tenga éxito, subraya el CESE.

En nuestra industria, el diálogo social es una tradición muy importante. Está relacionada con la calidad de la experiencia laboral, es decir, la calidad de las profesiones y de los puestos de trabajo. Europa no debe tirar por la borda esta tradición. Debemos mantener este patrimonio, afirma el coponente del dictamen Dirk Bergrath. Si vamos a cambiar nuestro mundo —avanzar más y más hacia el futuro digital—, lo que logremos en términos de diálogo social será crucial.

En relación con este tema, véase también:

El presidente Jahier envía una carta a la presidenta de la Comisión Europea von der Leyen para pedir la pronta designación del alto responsable de la aplicación de la política comercial

See also