La crisis de la COVID-19 ha mostrado la importancia de la solidaridad entre los Estados miembros, las instituciones y la ciudadanía de la UE. A la luz de esta experiencia, analizamos por qué la Conferencia sobre el Futuro de Europa, que acaba de ponerse en marcha, es un nuevo e importante paso para reflexionar juntos sobre nuestro futuro común europeo.

La presidenta del CESE, Christa Schweng, expone la nueva narrativa para Europa que el CESE defenderá como observador en el Comité Ejecutivo de la Conferencia y se compromete a movilizar la amplia red del Comité en la sociedad civil organizada para lograr la máxima participación posible.

Guy Verhofstadt, diputado al Parlamento Europeo, miembro del Comité Ejecutivo de la Conferencia y ex primer ministro belga, que en 2001 propuso la Declaración de Laeken conducente a la Convención Europea, también destaca que Europa se encuentra en una encrucijada en la que debe trazar su rumbo futuro junto con la ciudadanía.

Lorenzo Consoli, corresponsal en la UE y destacado experto en cuestiones europeas, afirma que en los treinta años que lleva en Bruselas no había visto nunca a la UE emprender un ejercicio de democracia paneuropea tan ambicioso. (dm)