Es hora de reforzar el Derecho penal medioambiental

El CESE considera que la Directiva relativa a la protección del medio ambiente mediante el Derecho penal debe aplicarse de manera más eficaz a fin de garantizar la mejor protección medioambiental posible en la UE.

La razón más importante de que en 2008 se adoptara la Directiva relativa a la protección del medio ambiente mediante el Derecho penal era garantizar sanciones penales efectivas, proporcionadas y disuasorias en todos los países de la UE.

Partiendo de los datos recopilados durante sus cinco misiones de investigación, el CESE puso de relieve una serie de defectos en la aplicación de la Directiva que parecen comunes a todos los Estados miembros.

La baja tasa de condenas indica que los delitos medioambientales no se toman suficientemente en serio. Tampoco las sanciones administrativas se consideran eficaces.

Asimismo, se ha puesto de manifiesto que la formación de fiscales y jueces es una necesidad real y urgente. El CESE opina que sería útil contar con cuerpos policiales y tribunales especializados. Asimismo, la ausencia de una unidad de delincuencia medioambiental centralizada se considera un obstáculo para investigar los delitos transfronterizos contra el medio ambiente.

«¡Nos faltan recursos humanos y financieros!», afirma el ponente del CESE, Arnaud Schwartz.

El CESE también sostiene que los Estados miembros deben mejorar las condiciones en que las víctimas de daños medioambientales pueden emprender acciones legales colectivas.

Por último, el CESE recomienda que se revise la Directiva, sobre la base de:

  • los Tratados más recientes de la UE que permiten imponer sanciones;
  • la existencia de nuevos tipos de conducta constitutiva de delito, y
  • una escala de sanciones mínimas para las personas físicas y jurídicas. (mr)