El marco para el renacimiento de la industria manufacturera europea debe basarse en las necesidades reales de las pymes

Según el CESE, el sector manufacturero europeo solo podrá realizar una transición eficaz y competitiva hacia una economía digital de vanguardia y respetuosa con el medio ambiente cuando esté preparado para llevar a cabo considerables inversiones en innovación. Así pues, las medidas previstas por la Comisión Europea para facilitar un mejor desarrollo del sector manufacturero deberían basarse de modo sistemático en una verdadera concienciación acerca de las necesidades que presentan las empresas y, en especial, las pymes.

La industria manufacturera genera el 17,3 % del PIB de Europa y representa el 80 % de sus exportaciones. «A la vista de estas impresionantes cifras, es esencial que Europa aúne sus fuerzas para mantener e, incluso, reforzar este sector», afirmó Antonello Pezzini, ponente del documento informativo del CESE sobre el tema «Fomentar una mayor innovación en las zonas de alta densidad manufacturera».

El CESE pide a Europa y a sus Estados miembros que pongan en marcha las estrategias educativas adecuadas, que son esenciales para la adquisición de nuevas competencias y nuevos perfiles profesionales. 

La actual revolución industrial utiliza los modelos digitales, como la computación en nube y los macrodatos, y avanza hacia la internet de las cosas y los objetos «inteligentes». La inteligencia artificial adquiere especial importancia en este proceso, ya que puede duplicar las tasas de crecimiento anual en un plazo de veinte años.

«Europa tiene que dar pasos decididos en relación con la tecnología digital y facilitar el acceso de las pymes a la alta tecnología. Por consiguiente, el CESE solicita que se adopten medidas y políticas especiales que permitan a las pymes aumentar el trabajo en redes con las grandes empresas y que se introduzcan incentivos para fomentar la cooperación en materia de innovación entre las empresas pequeñas y las grandes», concluyó el Sr. Pezzini. (sma)