visto por los antiguos participantes: una experiencia transformadora

La primera edición de «¡Tu Europa, tu voz!» tuvo lugar en 2010, justo cuando acababa de estallar la devastadora crisis financiera, todas las instituciones de la UE estaban presididas por otras personas y Brexit era un término desconocido. Era una época en la que aún no existía Instagram, se acababa de crear WhatsApp y Twitter solo contaba con cien millones de usuarios, nada en comparación con los 1 500 millones de usuarios registrados en 2019. Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero los jóvenes siguen exhibiendo el mismo nivel de energía y entusiasmo, y para este décimo aniversario de , el CESE ha invitado a tres antiguos participantes a intervenir en los debates y compartir su experiencia.

El español Carlos Aceituno participó en la primera edición de en 2010. Ese año, la erupción de un volcán en Islandia paralizó el tráfico aéreo en Europa, por lo que varias delegaciones no pudieron llegar a Bruselas y los profesores españoles y portugueses tuvieron que llevar de vuelta a casa a sus alumnos compartiendo una furgoneta de alquiler. Pero Carlos se acuerda de por muchas otras razones: «Fue una buena oportunidad para informarme sobre la labor de las instituciones de la UE y comprometerme personalmente con el proyecto europeo». Carlos, que ahora tiene 25 años, trabaja con adolescentes como profesor de matemáticas, pero también está interesado en la política: «Quiero adquirir algo de experiencia en la enseñanza y luego, en un futuro, participar en iniciativas educativas para personas con discapacidad o incluso fundar mi propia consultoría en este ámbito». Carlos tiene una idea muy clara del modo en que ha influido en su trayectoria profesional: «No puedo decir que participar en “¡Tu Europa, tu voz!” resultara determinante para mis decisiones puesto que entonces ya sabía que quería ser profesor, pero sin duda me ayudó a comprender el vínculo entre la educación y la acción política».

En 2012, hace solo siete años, Evita Nedzvecka acudió desde Letonia para participar en la tercera edición de . Ahora es la diplomática más joven de su país y trabaja en la Embajada de Letonia en Oslo. Una carrera brillante que también tiene que ver con su participación en este acto: «Estoy segura de que participar en “¡Tu Europa, tu voz!” motivó mi decisión de estudiar asuntos internacionales y, finalmente, me llevó a elegir la carrera diplomática. También me ayudó a comprender cómo toman sus decisiones las instituciones y cómo pueden los ciudadanos influir en ellas». Pero la experiencia también ha resultado positiva en el plano personal, ya que algunos participantes siguen en contacto a través de las redes sociales y, como dice Evita, «gracias a esta iniciativa, también pude adquirir experiencia y confiar en mis propias posibilidades, ya que después supe que podía hacer lo que me propusiera».

Giovanni Arcari, de Italia, participó en en 2014 y está de acuerdo con la mayoría de los puntos de vista expresados por los otros dos participantes: «Siempre me ha interesado la política, pero no los partidos políticos, y gracias a “¡Tu Europa, tu voz!” descubrí el papel del CESE y de la sociedad civil. Personalmente seguiré difundiendo la labor del CESE y lo estupendo que es participar en “¡Tu Europa, tu voz!”». Giovanni, que ya ha cumplido 22 años, está estudiando ingeniería mecánica en Alemania. También subraya las ventajas de en términos de confianza en sí mismo: «Fue la primera vez que tuve que hablar en público y además en inglés. Realmente me ayudó a superar ciertas barreras mentales y a descubrir que era capaz de comunicar con personas de otros países y de diferentes horizontes».

El papel de estos «veteranos» ha consistido en intervenir en debates y aprovechar su experiencia para ayudar a los participantes de esta edición a perfilar sus propuestas. Los tres mencionaron la energía y el entusiasmo de los estudiantes y quedaron impresionados por sus amplios conocimientos, obtenidos principalmente mediante un uso intensivo de las redes sociales y los recursos en línea. Coincidieron, asimismo, en que la metodología de ha mejorado en términos generales: «El nuevo formato me parece mucho más creativo y permite a los participantes expresarse libremente», afirmó Carlos. Giovanni compartió esta idea, pero sugirió que los debates fueran «algo más estructurados» para evitar distracciones. Evita puso punto final al debate afirmando en términos categóricos que «El talento es el talento, no importa de dónde procede ni qué metodología se utiliza», y esto es realmente lo que representa . (dgf)