La economía social puede ser el modelo económico que se necesita para superar el doble desafío de la emergencia climática y la crisis social

This page is also available in

Este es el mensaje que han lanzado a las instituciones europeas los protagonistas de la economía social, reunidos en Estrasburgo – Capital europea de la economía social 2019 con motivo del 4.º Día Europeo de la Economía Social, en el momento mismo en que el Parlamento Europeo daba luz verde al nuevo equipo de Ursula von der Leyen.

La jornada estuvo organizada por el Comité Económico y Social Europeo, en cooperación con el Ministerio francés de Transición Ecológica y Solidaria, la ciudad y eurometrópoli de Estrasburgo, y tuvo por tema «La economía social: involucrar a los territorios y a la sociedad civil. Pact for Impact for the European Union».

Todos los oradores subrayaron que la economía social quizá sea la única alternativa viable a un modelo de producción y consumo que amenaza la supervivencia del planeta y aumenta cada vez más las desigualdades sociales, situando en el centro del modelo económico los valores de igualdad, justicia social y desarrollo sostenible. Frente a la globalización y la deslocalización, la economía social es un modelo firmemente arraigado en los territorios.

Luca Jahier, presidente del Comité Económico y Social Europeo, hizo un llamamiento: «Inspirados por Gutenberg, inventor de la imprenta, hoy en Estrasburgo, en la capital europea de la economía social, hemos de imprimir una nueva página de la Historia: hagamos de este Día de las Empresas de la Economía Social una alianza que nos una en torno a dos valores fundamentales de Europa: la democracia y la solidaridad».

Christophe Itier, alto comisionado de Economía Social y Solidaria del Ministerio francés de Transición Ecológica, declaró: «Ha llegado la hora de la economía social. Los valores que entraña nunca han sido tan importantes como ahora. Los problemas a los que nos enfrentamos nos obligan a revisar la lógica de un crecimiento económico que destruye el planeta y aumenta las desigualdades sociales. La economía social y solidaria ofrece soluciones concretas y las transformaciones sistémicas que Europa necesita para volver a conectar con los ciudadanos y llevar a cabo un proyecto a la altura de nuestros retos comunes: no alcanzaremos los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030 sin la economía social y solidaria».

Nicolas Schmit, diputado al Parlamento Europeo y próximo comisario europeo de Empleo, activo trabajador en pro del reconocimiento de la economía social por parte de la Unión Europea, declaró: «Una política que aspire a responder al cambio climático requiere una fuerte dimensión social y solidaria. El sentimiento, presente de forma generalizada, de que hay muchos perdedores: los perdedores de la globalización, los perdedores de los cambios tecnológicos... Si este sentimiento se extiende y —una vez más— en esta transición el más vulnerable es el que se ve más afectado, se crearán unas fracturas en nuestra sociedad que harán cada vez más difícil y prácticamente imposible poner en práctica las políticas necesarias. Por consiguiente, debemos trabajar basándonos en otro modelo económico, y este modelo económico constituye el núcleo de la economía social y solidaria».

Durante la jornada se adoptó una declaración común con medidas que las partes interesadas desearían que la Unión Europea adoptara para que la economía social pase a un nivel superior en Europa. En particular, la declaración exige una iniciativa política global y coherente, que incluya acciones concretas específicas, entre ellas:

  • integrar la economía social en todas las políticas del mercado único y en favor de las pymes y el emprendimiento;
  • desarrollar un ecosistema financiero adecuado, promover las inversiones estratégicas en proyectos de economía social innovadores y sostenibles durante todo su ciclo de vida y dar prioridad a la economía social en los programas de financiación de la UE;
  • garantizar que las empresas de la economía social aprovechen plenamente la transición digital;
  • mejorar la visibilidad y el reconocimiento de la economía social en toda Europa;
  • apoyar a las autoridades públicas en sus esfuerzos por integrar el emprendimiento social en todos los niveles de la educación;
  • aprovechar plenamente el potencial de la innovación social fomentando la creación de asociaciones intersectoriales y multidisciplinarias;
  • garantizar que todas las instituciones públicas locales, regionales, nacionales y europeas apliquen procedimientos de contratación pública socialmente responsable y ecológica.

Se hizo entrega de la declaración al Sr. Schmit, y asimismo se transmitirá al Parlamento Europeo y a la Comisión Europea para que la tengan en cuenta en sus trabajos al comienzo del mandato el 1 de diciembre.

Leer el texto completo de la declaración (en inglés).

Para más información, póngase en contacto con:

Daniela Marangoni
Unidad de Prensa del Comité Económico y Social Europeo
Correo electrónico
Tel.: +32 2 546 8422
Sarah Robin
Jefa de Gabinete, consejera diplomática
ante el Alto Comisionado de Economía Social y Solidaria e Innovación Social
Ministerio de Transición Ecológica y Solidaria
Tel: +33 (0)1 40 81 25 17 / Móvil: +33 (0) 6 62 58 11 39