El comisario Maroš Šefčovič y el presidente del CESE, Luca Jahier, reiteran la urgencia de la acción por el clima y la necesidad de que los ciudadanos tengan una posición central en las futuras políticas energéticas

This page is also available in

La lucha contra el cambio climático y el fomento de la energía sostenible ocuparon un lugar destacado en el orden del día del pleno de junio del Comité Económico y Social Europeo (CESE). Al final del mandato de la actual Comisión Europea, Maroš Šefčovič, vicepresidente responsable de la Unión de la Energía, y el presidente del CESE, Luca Jahier, entablaron un fructífero debate sobre el futuro de Europa y afirmaron sin ambages: los ciudadanos deben seguir siendo partícipes y consultados en las decisiones sobre la transición hacia una sociedad neutra en carbono.

Lucha contra el cambio climático

En toda Europa se reconoce que es necesario actuar con urgencia contra el cambio climático, afirmó Maroš Šefčovič en el pleno del CESE del 20 de junio de 2019, y añadió que el clima se ha convertido en uno de los temas electorales centrales de la UE y que en Europa finalmente vemos el cambio climático como una oportunidad para reorientar y reorganizar nuestra economía.

En la misma dirección apuntó Luca Jahier, quien defendió que el objetivo de la neutralidad climática para 2050 era clave para el futuro de Europa y se preguntó si, a pesar de los importantes avances logrados en la lucha contra el cambio climático, seguiría habiendo unas políticas y unos recursos suficientemente ambiciosos para sustentar la aspiración a largo plazo de alcanzar emisiones netas nulas en 2050.

Mediante el proyecto de la Unión de la Energía, la Comisión ha desarrollado una visión para una Europa neutra en carbono. A juicio de Maroš Šefčovič, hemos demostrado que no tenemos que elegir entre crecimiento económico y clima. Es posible compaginar el crecimiento de nuestra economía (en un 58 %) y la reducción de las emisiones (en un 22 %). Ello viene respaldado por los 4 millones de «empleos verdes» en la UE, de los cuales 1,4 millones corresponden exclusivamente al sector de las energías renovables.

La Unión de la Energía, una realidad

Refiriéndose al Cuarto Informe sobre el Estado de la Unión de la Energía, adoptado el 9 de abril de 2019, Maroš Šefčovič destacó que la Unión de la Energía ya es una realidad. Prometimos ofrecer a Europa una energía segura, sostenible, competitiva y asequible. Ahora podemos decir que no solo hemos logrado esto, sino también mucho más. Hemos impulsado una profunda transformación y modernización de nuestras economías, destacó, refiriéndose a la producción y el consumo de energía descentralizados y descarbonizados, el desarrollo de infraestructuras y las tecnologías inteligentes.

Luca Jahier felicitó a Maroš Šefčovič por la atención prestada a las organizaciones de la sociedad civil, destacando en particular la visión central de la iniciativa de la Unión de la Energía en los últimos cinco años. Los ciudadanos se sitúan en el centro, asumen la responsabilidad de la transición energética, se benefician de las nuevas tecnologías para reducir sus facturas, participan activamente en el mercado y protegen a los consumidores vulnerables, comentó.

Aplicar la Unión de la Energía centrada en los ciudadanos

Respecto del siguiente paso, el Sr. Šefčovič indicó que ahora que la Unión de la Energía está encarrilada en Europa, necesitamos asegurarnos de que se aplique correctamente sobre el terreno. A continuación, especificó que la Comisión ya había presentado sus recomendaciones a los Estados miembros en relación con sus primeros planes nacionales de energía y clima y que todos los Estados miembros tenían ahora políticas de planificación con arreglo a las orientaciones de la Unión de la Energía.

Al crear el marco legislativo de la transición energética, la Comisión ha cumplido firmemente lo prometido, señaló el Sr. Jahier, quien añadió que, de cara al futuro, sería importante que la Unión de la Energía fuera una realidad sobre el terreno pronto. Aunque también se mostró preocupado al respecto: se preguntó si las futuras políticas energéticas seguirán intentando situar a los ciudadanos «en el centro de la Unión de la Energía» y, en particular, cómo podrá ayudarse a las empresas y a los trabajadores a desempeñar un papel esencial en esta transición, que conducirá a un crecimiento sostenible para todos en los próximos años.

Necesidad de un diálogo permanente con los ciudadanos y de un pacto social

A este respecto, para acompañar la transición energética, el Sr. Jahier subrayó la necesidad de establecer un diálogo permanente con los ciudadanos que incluya una participación significativa en los procesos de toma de decisiones y un pacto social entre los gobiernos, las autoridades, los interlocutores sociales y la sociedad civil (Dictamen SC/051 sobre la «Estrategia de reducción a largo plazo de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE», aprobado en el pleno de junio). Seguiremos acercando la UE a los ciudadanos, implicándolos directamente en los procesos de elaboración de políticas y de puesta en práctica de la transición hacia una Europa climáticamente neutra, concluyó.

En relación con la petición del CESE para alcanzar un acuerdo sobre un pacto social, Maroš Šefčovič también subrayó la necesidad de comprometerse activamente con los ciudadanos en la elaboración de las políticas climáticas, y señaló: La Unión de la Energía no se puede construir en Bruselas, sino en los Estados miembros. La transición debe hacerse de forma global, asegurándose de que ninguna región, sector ni grupo social se quede atrás. Debe ser una transición socialmente justa asumida por todos los agentes.

Contexto

Si desea recabar más información sobre la labor que lleva a cabo el CESE en relación con el cambio climático y la energía, consulte nuestro sitio web.

Downloads

El comisario Maroš Šefčovič y el presidente del CESE, Luca Jahier, reiteran la urgencia de la acción por el clima y la necesidad de que los ciudadanos tengan una posición central en las futuras políticas energéticas

See also