Un Acuerdo de Asociación UE-Mercosur solo será posible si resulta beneficioso para ambas partes

This page is also available in

El Acuerdo no debería sacrificar a ningún sector, región o país, insiste el Comité Económico y Social Europeo

La Unión Europea es la primera economía mundial y el Mercosur es la sexta. Ambas partes obtendrían importantes ventajas de la firma del Acuerdo de Asociación (AA), afirma el Comité Económico y Social Europeo en su dictamen Hacia un Acuerdo de Asociación UE-Mercosur, aprobado en el pleno el 24 de mayo. La UE podría acceder a un mercado de casi 300 millones de habitantes. El Mercosur podría diversificar sus economías y añadir valor a sus exportaciones, así como acceder a un mercado de 500 millones de habitantes. La conclusión de un Acuerdo de Asociación entre la UE y el Mercosur, teniendo en cuenta el territorio, la población y los actuales intercambios comerciales de más de 84 000 millones de euros al año, permitiría fortalecer el papel de los dos bloques en la escena internacional y constituir un gran espacio de integración económica con efectos beneficiosos para ambas partes y generaría externalidades positivas, incluso para el resto de América Latina. No obstante, en ningún caso el AA puede basarse en una mala negociación, advierte el CESE.

«El CESE insta a las partes negociadoras y, en particular, a la UE, a que sopesen el elevado coste político, económico y de oportunidad que supondría un no acuerdo o un acuerdo no equilibrado para ambas partes», afirma Josep Puxeu Rocamora, ponente del dictamen del CESE. El Acuerdo de Asociación ha de ser un acuerdo estratégico global, que aspire a aportar a todos los actores económicos y sociales de ambas partes ventajas a largo plazo en materia de desarrollo, seguridad, procesos migratorios y desafíos medioambientales.

Para el CESE es esencial que el Acuerdo de Asociación sea ambicioso y abarque todos los aspectos de las relaciones entre la UE y el Mercosur. En este sentido, es importante abordar los obstáculos reales que afrontan las empresas mediante la armonización de la regulación y las repercusiones sobre las barreras no comerciales.

«El exhaustivo AA tendría que recoger una dimensión social, laboral y medioambiental», insistió Mário Soares, coponente del dictamen del CESE. «Tal dimensión debería garantizar unas relaciones económicas acordes con los objetivos sociales y medioambientales, así como con los convenios de la OIT que regulan el desarrollo sostenible.» En su dictamen, el CESE insiste en que incrementar la cohesión social debería ser un objetivo global de la dimensión social del Acuerdo de Asociación.

El CESE solicita, asimismo, la creación de un Comité Mixto de Seguimiento (CMS) de la sociedad civil integrado por el CESE y el Foro Consultivo Económico-Social del Mercosur (FCES). Este Comité deberá tener carácter consultivo y voz en todos los ámbitos que abarque el Acuerdo de Asociación.