You are here

Las finanzas deberían servir para que la economía de Europa se sitúe en la senda de la sostenibilidad

Los participantes en una audiencia sobre finanzas sostenibles, organizada por el CESE en Bruselas el 5 de junio de 2018, explican cómo seguir avanzando para reorientar los flujos de capital
 hacia proyectos de inversión más sostenibles

Representantes de organizaciones de la sociedad civil, asociaciones bancarias, universidades e instituciones de la UE se reunieron en Bruselas para participar en una audiencia sobre la financiación del crecimiento sostenible en Europa. Robin Edme, responsable de políticas principal encargado de Finanzas Sostenibles, Responsables y Verdes de la Comisión Europea, sentó las bases para el debate al presentar el Plan de Acción sobre finanzas sostenibles, que la Comisión publicó en marzo de 2018. Las primeras propuestas legislativas concretas que se derivan del Plan de Acción aspiran a: alcanzar una interpretación común o taxonomía para definir los activos sostenibles; establecer etiquetas de la UE para productos financieros verdes, que permitirían a los inversores identificar fácilmente las oportunidades de inversión verdes e hipocarbónicas; clarificar las obligaciones de los inversores institucionales para tener en cuenta la sostenibilidad en el proceso de inversión; y fomentar unos informes corporativos más transparentes en cuanto a las actividades relacionadas con la sostenibilidad. «Es esencial que celebremos consultas con una amplia gama de partes interesadas que englobe no solo a los agentes financieros sino también a los ahorradores y a la sociedad civil», destacó Robin Edme, a la vez que hacía hincapié en la necesidad de una asunción general del proyecto de finanzas sostenibles.

«Debemos contar con unas normas y etiquetado claros de los productos financieros», afirmó Flavia Micilotta, directora ejecutiva del Foro Europeo de Inversión Sostenible (Eurosif), al abordar la importancia de la taxonomía, que serviría de sistema de clasificación de la UE para las actividades sostenibles. Asimismo, subrayó la necesidad de integrar los factores ambiental, social y de gobierno corporativo en las obligaciones de los inversores.

El ponente del CESE sobre el tema, Carlos Trias Pintó, destacó el importante papel de las autoridades de supervisión europeas para controlar la sostenibilidad y garantizar su coherencia. También destacó la necesidad de contar con un enfoque holístico sobre la sostenibilidad.

«Podemos aprovechar el poder de las finanzas para que tanto nosotros como nuestros hijos disfrutemos de un futuro sostenible», señaló la diputada al PE Molly Scott Cato, que es ponente del informe de iniciativa del Parlamento Europeo sobre finanzas sostenibles. Indicó que la labor de definir qué productos financieros son sostenibles debe completarse con una «lista negra» de lo que no debería incluirse en un producto financiero sostenible. Y añadió que, a su juicio, este último elemento falta en el Plan de Acción de la Comisión.

«Representamos a 4 000 bancos de 33 países», afirmó Wim Mijs (director ejecutivo (CEO) de la Federación Bancaria Europea (FBE) y señaló que las finanzas sostenibles son una de las cuatro prioridades de la FBE. Wim Mijs añadió que «las finanzas sostenibles no son un segmento de mercado, sino el nuevo paradigma general».

Los miembros del CESE que participaron en la audiencia señalaron la necesidad de promover la alfabetización financiera para personas de todas las edades en la UE con el fin de ayudarles a comprender la función de las finanzas y a elegir opciones de inversión más sostenibles e informadas. También hicieron hincapié en que el sistema financiero debe ser más transparente y comprensible para los ciudadanos de la UE. En el debate hubo una aceptación generalizada de la necesidad de adaptar las políticas públicas y animar a los agentes privados para sustituir la actual visión cortoplacista en la economía en favor del crecimiento sostenible y un enfoque a largo plazo.

Las conclusiones de la audiencia sobre finanzas sostenibles se incorporarán al dictamen del CESE sobre este tema, que fue solicitado por la Comisión y que se prevé presentar al pleno del CESE en septiembre de 2018.