El CESE formula recomendaciones relativas a la futura política económica de la UE y la gobernanza de la UEM

This page is also available in

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) presenta en su pleno de julio diversas propuestas para la agenda económica del próximo período legislativo (2019-2024) y recomienda que estas sienten la base de una nueva estrategia económica europea. Las propuestas del Comité pretenden desarrollar unas políticas económicas más resistentes y sostenibles en la UE, en un marco de gobernanza mejorado para la unión económica y monetaria (UEM).

El CESE considera que la futura política y gobernanza económicas deberían tener en cuenta los retos geopolíticos y sociales, como la ralentización económica mundial, los litigios comerciales no resueltos, el Brexit, los cambios climático y demográfico, las crecientes desigualdades entre los Estados miembros y entre las regiones —así como dentro de las sociedades—, la cuarta revolución industrial y otros factores de riesgo mundiales y nacionales, a fin de reforzar la resiliencia a las crisis y la sostenibilidad del modelo económico.

Estos retos exigen una estrategia económica europea de gran alcance. Unos objetivos políticos claros y un marco de gobernanza económica más coherente podrían invertir cualquier tendencia negativa. Las instituciones políticas, al igual que los agentes económicos y sociales, han de estar preparados para hacer frente a estos desafíos, anticipando los cambios necesarios y orientando los procesos de transformación.

Javier Doz, ponente del Dictamen del CESE sobre el tema Hacia una economía europea más resiliente y sostenible, se refirió a las propuestas del Comité en los siguientes términos: En primer lugar, hay que mantener y reforzar los esfuerzos en pos de una consolidación de la arquitectura institucional de la unión económica y monetaria. Sin embargo, también necesitamos medidas para reducir las disparidades económicas y sociales, ya que representan una amenaza para la sostenibilidad política de la UE y para todos los beneficios que esta reporta a los ciudadanos.

Judith Vorbach, ponente del Dictamen del CESE sobre Una nueva visión para completar la unión económica y monetaria, afirmó a este respecto: Necesitamos una acción más ambiciosa en el contexto de la reforma de la UEM para lograr una Unión más integrada, más democrática y con un mejor desarrollo social. Los cuatro pilares de la UEM —el monetario y financiero, el económico, el social y el político— deben reforzarse de manera equilibrada.

Además, el CESE señala en sus Dictámenes que, para completar la UEM, una mayor resiliencia a las crisis es una condición necesaria, pero no suficiente de por sí: se precisa un discurso positivo sobre el futuro desarrollo de la economía de la UE, tal como se establece en el artículo 3 del Tratado de la UE, para fomentar la confianza en la economía de la Unión y contribuir a su estabilidad y al bienestar y la prosperidad de todos los ciudadanos. Aunque ya se han realizado progresos considerables hacia la culminación de la UEM, nos encontramos ahora en algún punto a mitad de camino. Tenemos que recordar que la solidaridad y la voluntad de compromiso constituyen la base de cualquier futuro positivo para la UEM, añadió la Sra. Vorbach.

Entre las recomendaciones del CESE para lograr una UEM fuerte, integradora y resistente cabe mencionar:

  • crear una capacidad fiscal en la zona del euro para amortiguar las perturbaciones, financiada por medio de un instrumento de deuda común;
  • equilibrar las medidas relativas a la oferta y a la demanda, lo que, hoy por hoy, implica impulsar la demanda garantizando el poder adquisitivo y fomentando la inversión;
  • completar la unión bancaria y la unión de los mercados de capitales y sentar las bases para superar definitivamente las crisis financieras, teniendo también presente el impacto social y medioambiental de la normativa;
  • establecer unas normas sociales mínimas en los Estados miembros como medida específica para la aplicación del pilar europeo de los derechos sociales, y
  • reforzar la participación del Parlamento Europeo, los interlocutores sociales y las organizaciones de la sociedad civil en las decisiones fundamentales de política social y económica.

Para garantizar la eficacia de las medidas encaminadas a construir un modelo económico más resiliente y sostenible y velar por unas transiciones justas, tanto en el plano ecológico como en el digital, es necesario reforzar tanto el diálogo social y la negociación colectiva como la participación de la sociedad civil.

Por lo que respecta a las medidas políticas de convergencia al alza, el Comité considera que es necesario fomentar la educación y la formación, la I+D y la innovación. Estas medidas pueden reforzar la competitividad de la economía europea: incrementarán la capacidad de la economía para elevar la productividad y el nivel de vida de forma sostenible, contribuyendo al mismo tiempo a hacerlo de un modo ecológico y neutro desde el punto de vista climático.

Además, las inversiones, tanto públicas como privadas, deben intensificarse para lograr una economía, un mercado laboral y un medio ambiente más resilientes y sostenibles, así como para fomentar la convergencia al alza y una transición justa hacia un modelo de producción y consumo plenamente revisado. Por todo ello, el Comité reitera su solicitud de que los recursos financieros disponibles en el marco financiero plurianual 2021-2027 se incrementen hasta el 1,3 % de la RNB de la EU-27.

Por lo que respecta a la aplicación de las recomendaciones del CESE, el Sr. Doz señaló que las instituciones europeas y los Estados miembros deben recurrir a los instrumentos legislativos y de gobernanza, como el Semestre Europeo y el marco financiero plurianual, para establecer un programa de acción coherente que promueva los factores fundamentales de la resiliencia y la convergencia económicas y proporcione la financiación adecuada.

Por último, los Dictámenes del CESE también reiteran los anteriores llamamientos del Comité para que se reformen las normas fiscales europeas en materia de inversión pública, se establezca un activo común seguro y se luche contra la competencia fiscal desleal y la evasión de impuestos. Estas medidas constituyen también importantes elementos que deberán incluirse en la agenda económica del nuevo Parlamento Europeo y de la nueva Comisión.

See also