Aviación: el CESE apoya la suspensión de las normas de la UE sobre asignación de franjas horarias en los aeropuertos

This page is also available in

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) respalda la propuesta de la Comisión Europea destinada a prestar ayuda al sector de la aviación en medio de la actual crisis del coronavirus (COVID-19).

El CESE manifiesta su apoyo a la propuesta de la Comisión de suspender temporalmente los Reglamentos de la UE sobre asignación de franjas horarias en los aeropuertos, habida cuenta del brote de coronavirus. El Comité señala que la suspensión debe aplicarse hasta el final del calendario de la hora de verano de 2020 y que esta medida, de carácter urgente, ha de inscribirse en un paquete mucho más amplio que permita al sector de la aviación de la UE recuperarse tras la crisis del coronavirus.

La suspensión proporcionará a las compañías aéreas estabilidad en su planificación. Es muy poco realista suponer que, en estos momentos, las compañías aéreas están en condiciones de planificar la reanudación de su programa de vuelos completo de verano a partir de junio, afirmó Luca Jahier, presidente del CESE. Hemos de tener presente que la UE debe adoptar medidas de gran calado para apoyar y proteger a las economías, las empresas y los trabajadores de los Estados miembros, con el propósito de limitar los daños derivados de la crisis del coronavirus e impulsar la recuperación #WhateverItTakes, concluyó.

Como consecuencia de la propagación exponencial del virus y las medidas cada vez más estrictas propuestas por los gobiernos para contenerla, la demanda de servicios aéreos disminuye a un ritmo acelerado. El 21 de marzo de 2020 hubo un 66 % menos de vuelos que el mismo día en 2019. Ese día concreto, el tráfico en los principales mercados europeos de la aviación se había contraído en un 91 % en Italia, un 76 % en España, un 74 % en Francia, un 66 % en Alemania, un 57 % en los Países Bajos y un 59 % en Reino Unido. Las compañías aéreas se han visto obligadas a reducir cada vez más su capacidad y a dejar las aeronaves en tierra. En varios Estados miembros de la UE hay aerolíneas que han paralizado sus operaciones por completo.

El CESE asume una postura firme en el documento de posición aprobado el 25 de marzo de 2020, elaborado por Thomas Kropp, miembro del CESE. La disminución rápida, súbita e inesperada de la demanda de servicios aéreos está ejerciendo sobre el sector de la aviación una presión considerable en lo que respecta al mantenimiento de la liquidez, y a ello se suman los efectos de la actual incertidumbre sobre la posibilidad de que se produzca una nueva escalada de la crisis, señaló el Sr. Kropp. La propuesta de suspender las normas sobre franjas horarias brindaría a las compañías aéreas estabilidad en la planificación durante los próximos meses y les proporcionará orientaciones claras sobre cómo proceder respecto de la programación de la temporada de verano, que comienza el 29 de marzo de 2020.

La propuesta de la Comisión

El Reglamento (CEE)n.º 95/93 determina los procedimientos y las normas para la asignación de franjas horarias en los aeropuertos de la UE, y especifica que las compañías aéreas deben utilizar como mínimo el 80 % de las franjas horarias que se les hayan asignado durante un determinado período de programación, a fin de mantener la precedencia con respecto a la misma serie de franjas horarias dentro del período de programación correspondiente del año siguiente.

La Comisión ha propuesto modificar este Reglamento para que las compañías aéreas puedan ejercer sus derechos adquiridos en el caso de las franjas horarias que no se hayan utilizado durante el período que va de marzo a junio de 2020 para todos los vuelos y, con carácter retroactivo, del 23 de enero hasta junio de 2020, para los vuelos con origen o destino en la República Popular China y en Hong Kong.

La posición del Comité

A juicio del CESE, la suspensión propuesta debería ser válida al menos hasta el 24 de octubre de 2020, es decir, durante todo el calendario de la hora de verano de 2020. Esto proporcionará estabilidad en la planificación a las compañías aéreas. El brote de coronavirus está teniendo un impacto —sin precedentes conocidos y que se agrava exponencialmente— en la oferta y demanda de servicios aéreos a escala mundial.

Muchas compañías aéreas siguen reduciendo su capacidad, puesto que no se efectúan reservas por adelantado. En determinadas rutas, la demanda se ha derrumbado por completo y se están suspendiendo las operaciones. Llevará mucho tiempo restablecer los vuelos y ello dependerá también de que los pasajeros recuperen la confianza. Por lo tanto, es fundamental, a lo largo de las próximas semanas y meses, que el mercado de la aviación pueda reaccionar con rapidez y flexibilidad a la evolución de la situación sin perder las franjas horarias necesarias para restablecer unas redes capaces de funcionar con eficacia.

El Comité recomienda que la suspensión de las normas sobre asignación de franjas se considere un elemento integrante de un paquete mucho más amplio de medidas urgentes para permitir que el sector de la aviación de la UE se recupere tras el coronavirus. La Comisión ya adoptó un paquete de medidas de estímulo el 13 de marzo de 2020. Sin embargo, dado que todas las compañías aéreas informan de graves problemas de liquidez, es necesario un planteamiento mucho más integral para hacer frente a todas las cargas financieras adicionales, que el sector no puede soportar en la actualidad.

En cuanto a los recortes de capacidad, el CESE subraya que la Célula de Coordinación de Crisis de la Aviación Europea debe supervisar de cerca la evolución a fin de permitir una comunicación óptima entre las partes interesadas.

De cara al futuro, el CESE está dispuesto a participar en debates ulteriores sobre la mejor manera de restablecer un sector europeo de la aviación viable y competitivo. Este planteamiento debe ser global e incluir un diálogo con todas las partes interesadas, en particular los interlocutores sociales, que se están viendo gravemente afectadas por la crisis del coronavirus.