El CESE pide una transición rápida pero gradual hacia una economía sostenible

La Unión Europea se ha comprometido a trabajar en pro de una economía hipocarbónica, más sostenible y más eficiente en el uso de los recursos, así como de objetivos sociales. Financiar estos compromisos, teniendo en cuenta criterios ambientales, sociales y de gobernanza, constituye un enorme desafío en materia de inversión.

El CESE considera que los Estados miembros deben crear un marco europeo común sobre sostenibilidad a fin de garantizar el apoyo del sistema financiero durante la transición hacia una economía sostenible. Por este motivo, apoya firmemente el Plan de Acción de la Comisión Europea para financiar el crecimiento sostenible y recomienda que se aplique de manera rápida aunque gradual. El marco propuesto sería un factor importante para recuperar la confianza en los mercados financieros y conectar el ahorro con las inversiones sostenibles en la economía real.

Aunque el CESE reconoce el papel fundamental de los agentes financieros en la transición, subraya que, para que el sistema sea viable, es necesario implicar al conjunto de la sociedad.

Tendría sentido iniciar la transición estableciendo una taxonomía de la sostenibilidad de la UE e índices de referencia de bajo impacto carbónico. La taxonomía debe ser dinámica y tener en cuenta la realidad de las empresas. El objetivo final debe ser promover la taxonomía en todo el mundo e incorporarla al Derecho de la UE de manera uniforme y simultánea en todos los Estados miembros. Deben introducirse medidas para garantizar que se revisa y actualiza periódicamente.

Aunque el CESE está de acuerdo en empezar con la configuración e introducción de un número limitado de ámbitos y obligaciones legales, comenzando con los factores ambientales, acoge con satisfacción la introducción de garantías mínimas en materia social y de gobernanza desde el principio. A continuación, sería importante ampliar la taxonomía y las obligaciones legales a los objetivos de sostenibilidad social y gobernanza en el futuro.

Por último, el CESE acoge con satisfacción la propuesta de obligaciones fiduciarias para los agentes financieros. Ello permitirá que los inversores finales armonicen sus decisiones de inversión con sus preferencias en materia de sostenibilidad.

Para más información, sírvase consultar los siguientes enlaces: ECO/456 ECO/466 ECO/467 (jk)