Comisario Stylianides: rescEU es solo una primera etapa en la mejora del Mecanismo de Protección Civil

Dadas las profundas repercusiones del cambio climático, el CESE ha instado a las instituciones de la UE a adoptar nuevas medidas y políticas conjuntas en el marco de su propuesta rescEU al objeto de responder a las catástrofes de manera más eficiente y eficaz.

El 18 de octubre, el CESE presentó a Christos Stylianides, comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, sus propuestas para reforzar la respuesta de la UE en materia de protección civil: rescEU.

El Sr. Stylianides destacó la importancia del dictamen del CESE, que refleja lo que piensan los ciudadanos europeos, y subrayó que «el nuevo rescEU es la primera etapa en la mejora de la respuesta de la UE en materia de protección civil, que se propone colmar las lagunas de la actual respuesta de emergencia y centrarse en la prevención. Vendrá a completar los sistemas nacionales, en vez de sustituirlos».

El comisario coincidió en que la propuesta no debía limitarse a reaccionar ante los desastres sino que debía tener como objetivo estar preparados para afrontarlos.

A su juicio, rescEU es una valiosa herramienta para conectar con los europeos, ya que transmite un mensaje de solidaridad europea.

«La experiencia de los últimos años ha demostrado que el actual mecanismo de protección civil de la UE, un sistema que se basa en las contribuciones voluntarias de los Estados miembros, es insuficiente para responder a emergencias graves», afirmó el ponente del CESE, Dimitris Dimitriadis. «Tenemos que educar y preparar a todas las generaciones, desde la misma infancia, para afrontar las grandes emergencias. También necesitamos un mecanismo común a toda Europa.»

El CESE considera necesario desarrollar unos principios generales y directrices para elaborar un marco legislativo general y moderno aplicable a los sistemas de alerta rápida, el voluntariado y la participación institucionalizada a todos los niveles de las autoridades de protección civil. También deberán acordarse los porcentajes de compromiso para las medidas preventivas en los presupuestos de los Estados miembros. (sma)