El modelo social europeo, ¿aún podemos permitírnoslo en un mundo globalizado?

Por el Grupo de Empresarios del CESE

Para defender los logros sociales, necesitamos una economía floreciente. Para garantizar que el modelo social europeo siga siendo sostenible, debemos mejorar su eficiencia y aumentar la productividad de Europa. Tales fueron las principales conclusiones del debate sobre El modelo social europeo, ¿aún podemos permitírnoslo en un mundo globalizado?, que se celebró en Sopot, Polonia, el 27 de septiembre de 2018.

La UE representa el 7 % de la población mundial, el 20 % del PIB mundial y al menos el 40 % del gasto público mundial en protección social, señaló Jacek Krawczyk, presidente del Grupo de Empresarios del CESE. No obstante, afirmó, un sentimiento de exclusión se difunde cada vez más entre los ciudadanos europeos, al igual que el populismo.

Los participantes coincidieron en la necesidad de un equilibrio adecuado entre las políticas económica y social, pero no hubo acuerdo sobre el peso que debe tener cada una. Para Markus Beyrer, de BusinessEurope, impulsar la competitividad sigue siendo una prioridad. En su opinión, la fuerza del modelo social europeo se basa en el abanico de soluciones nacionales, enfoque que debe mantenerse.

Los derechos económicos, sociales y medioambientales deben colocarse en pie de igualdad. Los derechos sociales son también derechos humanos, subrayó Katarzyna Gardaphadze de la OSCE.

Maciej Witucki, presidente del consejo de administración de la empresa polaca Work Service, recordó a los asistentes que, para financiar los sistemas de protección social, es necesario gravar a las empresas y los trabajadores y que, para proporcionar empleo, es necesario ofrecer una educación adecuada a los ciudadanos.

El modelo social europeo debe considerarse no como un coste, sino como una inversión. Es necesario un verdadero diálogo social para disipar la desconfianza entre los trabajadores, los empresarios y el Estado, destacó Dorota Gardias del Foro de Sindicatos Polacos.

Hans-Peter Klös, del Instituto de Investigación Económica de Colonia, señaló que, sin aumentar la productividad de Europa, será difícil preservar el modelo social europeo.

El debate tuvo lugar en el Foro Europeo de las Nuevas Ideas, organizado por la Confederación polaca Lewiatan. (jl)