La lucha contra el populismo es asunto de todos

por el Grupo Diversidad Europa del CESE

El progreso económico y la estabilidad social son dos armas excelentes para contrarrestar el euroescepticismo, pero no son suficientes. En una conferencia celebrada en colaboración con la Cámara de Comercio de Vorarlberg en Feldkirch (Austria) el 11 de octubre de 2018, el Grupo Diversidad Europa del CESE examinó cómo y por qué ha surgido el populismo en la UE y señaló el papel clave que puede desempeñar la sociedad civil para combatirlo.

El acto reunió a miembros del CESE y a representantes austriacos de organizaciones de la sociedad civil para debatir los principales resultados del estudio Sociedades fuera de las metrópolis: el papel de las organizaciones de la sociedad civil frente al populismo, encargado por el Grupo Diversidad Europa al Servicio Europeo de Acción Ciudadana (ECAS). El debate se centró en el auge del populismo en cuatro países y comparó dos zonas de cada país que tienen diferentes niveles de desarrollo económico:

  • Austria: Klagenfurt-Villach y Baja Austria Sur;
  • Francia: Drôme y Aisne;
  • Italia: Udine y Regio de Calabria;
  • Polonia: Płocki y Nowosądecki.

Arno Metzler, presidente del Grupo Diversidad Europa, afirmó: «La UE no solo debe hablar con la gente, sino también escuchar activamente y entablar un diálogo. La sociedad civil europea debe ayudar a la Unión a conectar con los ciudadanos. Como miembros del CESE, tenemos una doble responsabilidad: intensificar nuestras actividades, que vinculan los niveles europeo y nacional, y colaborar más estrechamente». Y concluyó con estas palabras: «Solo así podremos ayudar a reducir los temores equivocados que los populistas manipulan con tanto éxito». (cl)