El CESE reivindica en una conferencia un compromiso real con una política de cohesión ambiciosa para después de 2020

Las propuestas de la Comisión Europea para la política de cohesión después de 2020 contienen muchos aspectos positivos, pero no van lo suficientemente lejos. Un presupuesto que se ha visto recortado en el ámbito de la cohesión en un 10 % en comparación con el anterior será insuficiente para dar respuesta a las necesidades de la actual agenda política y del medio ambiente. Atendiendo a los retos con los que se enfrenta la UE, es perentorio alcanzar un acuerdo definitivo sobre el presupuesto de la UE 2021-2027 antes de las elecciones de 2019.

Estas son algunas de las principales conclusiones de una conferencia organizada recientemente por el CESE con vistas a la preparación de diversos dictámenes sobre el paquete de cohesión de la Comisión, cuya presentación forma parte de sus propuestas de marco financiero plurianual (MFP).

En el transcurso de esta conferencia se subrayó la necesidad de un compromiso real con el desarrollo regional y la política de cohesión. En un momento crucial para el futuro de la UE, una política ambiciosa podría ser un instrumento para contrarrestar el creciente euroescepticismo, entre otros desafíos políticos y socioeconómicos, que aportaría beneficios reales a la vida de las personas e incidiría en la percepción que se tiene de la política de la UE. Este compromiso real debería plasmarse ante todo en una estrategia clara y unas disposiciones presupuestarias adecuadas. Ambos aspectos han de adaptarse al entorno político para ser eficaces y satisfacer las expectativas de los ciudadanos. En opinión de la mayoría de los participantes, habría que mantener, cuando menos, las disposiciones presupuestarias del anterior MFP para la política de cohesión. Está en juego la credibilidad de la UE.

Por lo demás, los oradores afirmaron que se debe preservar la tasa de cofinanciación al objeto de garantizar el acceso a los fondos por parte de todos los beneficiarios.

Los dictámenes del CESE sobre el paquete de cohesión de la Comisión se someterán a votación en los plenos de septiembre y octubre de 2018. (jk)