El CESE exhorta a la Presidencia austriaca de la UE a que utilice su capacidad de mediación para reforzar la unidad de Europa

En el pleno del CESE del 11 de julio, la migración fue uno de los temas principales de la presentación del programa de la Presidencia austriaca para la UE, que corrió a cargo de Gernot Blümel, ministro austriaco de Relaciones Europeas, Arte, Cultura y Medios de Comunicación.

«La UE podría fracasar por la cuestión de la migración, por Schengen y por la defensa de unos valores fundamentales. Más que una Europa que proteja, debemos defender una Europa que proteja, promueva y comparta", afirmó el presidente del CESE, Luca Jahier.

Gabriele Bischoff, presidenta del Grupo de Trabajadores, afirmó que los trabajadores defienden un concepto diferente de una Europa protectora. Y añadió: «Sobre todo en un momento en que la confianza en Europa se está desvaneciendo, los ciudadanos necesitan saber que Europa puede garantizar sus derechos y libertades».

Arno Metzler, presidente del Grupo Diversidad Europa, declaró: «Espero que la Presidencia austriaca defienda el principio de humanidad y garantice que trabajemos juntos. La migración es solo un aspecto, pero también debemos colaborar en otras cuestiones, como el comercio digital, el libre comercio, la participación ciudadana y el marco financiero plurianual».

Jacek Krawczyk, presidente del Grupo de Empresarios, subrayó que el sentido de Europa también está en sus valores, que no son negociables. Y añadió: «Europa se encuentra aún en una encrucijada. Hemos de ser claros sobre la dirección que queremos tomar. El debilitamiento de Schengen tendría consecuencias devastadoras para las empresas y para todos los ciudadanos».

El ministro Blümel defendió los centros de migración que se han previsto fuera de Europa. «Mientras abordar un barco pueda significar un tique para llegar a Europa, la gente seguirá muriendo en el Mediterráneo», declaró. (sma)