Europa tiene que hacer más para proteger a las mujeres con discapacidad

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) ha pedido a las instituciones y Estados miembros de la UE que redoblen sus esfuerzos para proteger a las mujeres y niñas con discapacidad, que siguen sujetas a múltiples formas de discriminación en la sociedad europea por razón tanto de género como de discapacidad, lo cual a menudo desemboca en su exclusión social.

Aunque conforman el 16 % de la población femenina total de Europa, este grupo de cuarenta millones de mujeres figura entre los más vulnerables y marginados de la sociedad europea.

En el Dictamen que aprobó en julio, el CESE señala que la UE y sus Estados miembros carecen de un marco jurídico sólido para proteger y garantizar los derechos humanos de todas las mujeres y las niñas con discapacidad.

«Aunque las mujeres con discapacidad necesitan un apoyo especial, ninguna de las estrategias de la UE les presta la atención adecuada, ni la estrategia sobre la mujer ni la relativa a las personas con discapacidad. Es como si estas personas hubieran desaparecido, como si importaran menos que el resto de la población», señaló durante el pleno Gunta Anča, ponente del Dictamen.

El CESE insta a la UE y a sus Estados miembros a aplicar la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, en particular su artículo 6 referido a las mujeres con discapacidad.

Insiste en la importancia de que los países de la UE se adhieran al Convenio de Estambul sobre lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, y recuerda que las mujeres con discapacidad tienen entre tres y cinco veces más probabilidades de ser víctimas de violencia que sus congéneres sin discapacidad.

El Dictamen servirá como contribución del Comité al próximo informe que el Parlamento Europeo publicará sobre este mismo tema en otoño. (ll)