El CESE acoge favorablemente, con algunas reservas, el Plan de acción en materia de tecnología financiera.

Las medidas propuestas por la Comisión Europea en relación con el desarrollo de la tecnología financiera (FinTech) en Europa deben adaptarse para lograr un equilibrio entre la reactivación del mercado y la seguridad y estabilidad del sistema financiero y económico. A juicio del CESE, el Plan de acción propuesto es una buena base, pero se necesitan medidas adicionales para aprovechar todo el potencial de la tecnología financiera y garantizar la seguridad, la protección y la igualdad de condiciones de mercado a todos los participantes en el mercado.

El CESE considera que los agentes del sector de la tecnología financiera deberían estar sujetos a las mismas normas que los del sector financiero, en particular por lo que se refiere a la resiliencia, la seguridad cibernética y la supervisión, y que se necesitan normas que garanticen un desarrollo uniforme de dicha tecnología en la UE. La Comisión debe aclarar la responsabilidad de las empresas que ofrecen servicios de computación en nube por lo que se refiere a la protección de los datos personales que alojan, y determinar posibles normas al respecto.

Sin embargo, el CESE apoya el Plan de acción de la Comisión, ya que podría contribuir a la culminación de la Unión de los Mercados de Capitales, la UEM y el Mercado Único Digital. El CESE también acoge con satisfacción las propuestas de la Comisión de crear un marco que facilite la financiación participativa (crowdfunding), dado que ofrecen nuevas oportunidades y una mayor seguridad y protección a todos los participantes en el mercado. No obstante, al menos en un primer momento, debería hacerse aún mayor hincapié en los aspectos de riesgo asociados a la financiación participativa y los mercados, para hacerlos más perceptibles o para reducirlos en la medida de lo posible, garantizando la seguridad y protección a todas las partes interesadas.

Por otra parte, hay que abordar mejor las cuestiones del blanqueo de capitales, la financiación del terrorismo y la fiscalidad de la financiación participativa, e introducir disposiciones para supervisar y evaluar regularmente el régimen de la UE propuesto. (jk)