Novena edición de los Días de la Sociedad Civil del CESE: la era digital precisa de competencias humanas y de un entorno jurídico adecuado

Ciudadanía, democracia y cultura en una Europa digitalizada fue el lema de los Días de la Sociedad Civil 2018, organizados por el Grupo de Enlace del Comité Económico y Social Europeo (CESE) en Bruselas los días 24 y 25 de mayo.

«La gran rapidez de los cambios en la era digital tendrá efectos disruptivos, pero a la larga la gente trabajará menos y de manera diferente, con un mayor bienestar subjetivo», afirmó Andrea Renda, presidente de la Cátedra de Innovación Digital del Colegio de Europa, en su discurso inaugural. Ray Pinto, director de políticas de DIGITALEUROPE, advirtió que hay un déficit de alrededor de medio millón de expertos en Europa. Además, mientras los EE.UU. y China están aumentando considerablemente el número de patentes de inteligencia artificial, Europa se está quedando a la zaga. Estos dos países absorben el 83 % de la inversión exterior en inteligencia artificial.

Repartidos en seis talleres, los participantes debatieron sobre la convivencia en la Europa digital del futuro y concluyeron con la adopción de siete recomendaciones clave:  

  • desarrollar sinergias entre los ámbitos de la educación y la cultura sobre los temas de la expresión cultural y la ciudadanía en todos los entornos educativos y en una perspectiva de aprendizaje permanente;
  • apoyar a las organizaciones de la sociedad civil, —para lograr una mayor difusión— con vistas a promover y poner en práctica la igualdad, la inclusión y la participación en la vida cívica, en particular, en línea;
  • mejorar el control y la supervisión de la vigilancia; la sociedad civil debería participar en los mecanismos de supervisión de la vigilancia;
  • utilizar más a menudo a nivel local las herramientas electrónicas de creación conjunta y colaboración masiva a fin de aumentar el compromiso de los ciudadanos;
  • la accesibilidad debería seguir el mismo camino que la seguridad y la protección de datos. Debería ser un aspecto fundamental de los productos y servicios de las TIC;
  • la inteligencia artificial puede y debe aumentar el número de trabajadores y no reemplazarlos;
  • apoyar y promover una Carta de los Derechos Fundamentales de la UE en el ámbito digital. (sma)