El Grupo de Trabajadores del CESE debate sobre el empleo, la convergencia y los derechos sociales en Rumanía

por el Grupo de Trabajadores del CESE

El Grupo de Trabajadores celebró una reunión extraordinaria en Bucarest (Rumanía) el 25 de junio, centrada en los derechos laborales y la convergencia social: una Europa de valores comunes. Oliver Röpke, presidente del Grupo de Trabajadores, felicitó a la Presidencia rumana por una serie de logros cruciales para mejorar la vida de los trabajadores, como la creación de la Autoridad Laboral Europea y las Directivas sobre la conciliación de la vida familiar y la vida profesional y unas condiciones laborales transparentes y previsibles.

Los debates se centraron en los principales desafíos en torno a la movilidad laboral, el empleo y la convergencia de los derechos sociales en la Unión Europea. Marius-Constantin Budăi, ministro de Trabajo y Justicia Social de Rumanía, destacó la necesidad de lograr una convergencia económica y, en particular, de reducir las diferencias salariales entre los países occidentales y orientales.

Varios oradores se refirieron al pilar europeo de derechos sociales, que, aplicado correctamente, podría contribuir a una convergencia al alza. Los dirigentes de las cinco confederaciones sindicales rumanas pusieron de manifiesto los desafíos sociales y laborales que ha de afrontar Rumanía, en particular el alto nivel de pobreza, los bajos salarios, los problemas relacionados con la negociación colectiva y el diálogo social, y las elevadas tasas de emigración.

En cuanto a la movilidad laboral, señalaron que, aunque puede contribuir al crecimiento económico y a colmar las brechas de capacidades en la UE, la pérdida de demasiados trabajadores cualificados puede tener consecuencias negativas en los países de origen, como es el caso de Rumanía, donde tres millones de personas han emigrado en busca de mejores condiciones de vida. (mg)

Para más información, véase aquí (en inglés).