En un reciente paquete de dictámenes, el CESE recomienda que todas las instituciones de la UE y los Estados miembros den una respuesta rápida y armonizada, basada en la solidaridad, a la pandemia de coronavirus, adoptando medidas adicionales para promover inversiones sostenibles con vistas a financiar el Pacto Verde Europeo.

En el paquete de dictámenes aprobado en el pleno de junio, el CESE aboga por una financiación adecuada del Pacto Verde Europeo e insta a los Estados miembros a que se pongan rápidamente de acuerdo sobre un marco financiero plurianual (MFP) para el período 2021-2027 en consonancia con las ambiciones del Pacto Verde.

Carlos Trias Pintó, ponente del Dictamen sobre el Plan de Inversiones del Pacto Verde Europeo, declaró: «El brote de coronavirus tendrá un impacto significativo en nuestra economía, en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los objetivos del Pacto Verde, así como en el presupuesto de la UE. Por consiguiente, los esfuerzos de recuperación deben centrarse exactamente en los mismos objetivos. El Pacto Verde debe convertirse en la espina dorsal de nuestra economía».

Por lo tanto, debe reforzarse el presupuesto de la UE para 2021-2027, así como ampliar de forma temporal su límite de gasto hasta el 2 % Ester Vitale, ponente del Dictamen sobre el Fondo de Transición Justa y la modificación del Reglamento sobre disposiciones comunes, explicó lo siguiente: «El aumento presupuestario podría cubrirse mediante nuevos recursos propios o aumentando las contribuciones de los Estados miembros».

Petr Zahradník, coponente de ambos Dictámenes, se mostró plenamente de acuerdo y añadió: «Las dotaciones presupuestarias para el Pacto Verde dentro del nuevo MFP son insuficientes. El próximo presupuesto de la UE debe estar a la altura de las ambiciones del Pacto Verde y del plan de recuperación». (mp)