El CESE defiende una Unión Europea de la Energía en la que participen y de la que se beneficien todos los ciudadanos de la UE

El CESE apoya resueltamente los objetivos de la Unión de la Energía y anima a la sociedad de la UE a que asuma plenamente este proyecto. La Unión de la Energía no es solo relevante para las políticas sectoriales como, por ejemplo, la energía, el transporte o el clima, sino que también ofrece oportunidades para construir una Europa más democrática, más cohesionada, más competitiva y más justa. Para lograrlo, es fundamental entablar un diálogo eficaz sobre la energía con la sociedad civil organizada a escala local, regional, nacional y de la UE.

En el dictamen del CESE aprobado en el pleno de abril, Toni Vidan y Christophe Quarez hacen balance de los avances realizados para lograr una Unión Europea de la Energía, tras la publicación por la Comisión Europea del tercer informe al respecto en noviembre de 2017.

La sociedad civil organizada debe participar de manera activa y permanente. Un diálogo sobre energía eficaz requiere un esfuerzo concertado de todas las instituciones de la UE y de sus miembros, tanto en Bruselas como sobre el terreno en los Estados miembros, para debatir los beneficios y los problemas que afronta la Unión de la Energía, a fin de que los ciudadanos participen en la elaboración de los planes de transición energética y se organicen debates públicos sobre la manera en que los ciudadanos conciben el futuro energético de Europa.

El Comité propone soluciones prácticas para tratar de superar los obstáculos actuales: un pacto social para una transición energética liderada por los ciudadanos, un servicio europeo de información energética, un fondo europeo de ajuste a la transición energética y un programa Erasmus Pro ecológico. (mp)