El aprendizaje permanente requiere fondos públicos más cuantiosos

Los Estados miembros de la UE deberían incrementar la inversión pública en el aprendizaje permanente, haciendo especial hincapié en la educación de adultos, y asignar más fondos para el aprendizaje en contextos no formales e informales que permitan a los alumnos desarrollar capacidades interpersonales, como el pensamiento crítico y el trabajo en equipo, o cualidades personales, como el liderazgo y la curiosidad.

Cada vez se tiene mayor conciencia de que, además de las capacidades básicas de lectura y las competencias digitales, estas capacidades interpersonales serán necesarias para adaptarse al impacto de los avances digitales y tecnológicos a escala mundial. Estos avances están transformando el mundo del trabajo y los perfiles de cualificaciones de muchas profesiones con tanta rapidez que, a menudo, cuesta predecir qué capacidades se requerirán en el futuro.

Así quedó de manifiesto en un Dictamen exploratorio del CESE, solicitado por la Presidencia croata de la UE, en el que también se instó a los países de la UE a destinar fondos específicos a la formación complementaria y la readaptación profesional continuas de los grupos más vulnerables de la sociedad, para dotar a todas las personas, sin distinción, de nuevas capacidades adaptadas a los empleos del futuro.

La ponente del Dictamen, Tatjana Babrauskienė, afirmó que la pandemia de COVID-19 ha demostrado con claridad que el aprendizaje puede adaptarse rápidamente a los cambios de circunstancias: «Cuando la vida vuelva a la "normalidad", la sociedad debería extraer enseñanzas de esta experiencia de aprendizaje en línea y seguir desarrollando estos enfoques y capacidades, invirtiendo en ellos de manera suficiente, a fin de permitir que cada alumno, cualquiera sea su situación social, participe y se beneficie de ellos».

Por su parte, el coponente, Pavel Trantina, destacó la importancia de integrar los diferentes entornos de aprendizaje en las políticas de educación, formación y aprendizaje permanente a fin de promover el potencial único e individual de los alumnos. El CESE pidió a la UE y las autoridades nacionales que estudien estas propuestas y las financien. (ll)