El futuro del trabajo — solucionar el déficit de cualificaciones es esencial

En su dictamen sobre el futuro del trabajo, aprobado en el pleno de marzo, el Comité Económico y Social Europeo (CESE) invita a los Estados miembros a centrarse en la educación y la formación y a adaptar sus sistemas educativos a las necesidades de los mercados laborales, que actualmente están experimentando cambios rápidos y drásticos inducidos por la nueva revolución digital e industrial.

Según determinados estudios, los cambios tecnológicos provocarán perturbaciones significativas en el empleo y en los modelos de negocio en algunos sectores, de manera que el 9 % de los puestos de trabajo corren riesgo de ser desplazados debido a la automatización. Otro 25 % de los puestos de trabajo se transformarían, ya que solo la mitad de las tareas que implican se pueden automatizar. Al mismo tiempo, la digitalización tiene potencial para crear nuevos puestos de trabajo y se calcula que en el futuro nueve de cada diez empleos requerirán competencias digitales.

El CESE considera que una educación básica de calidad así como una formación, un aprendizaje permanente, una mejora de las competencias y el reciclaje profesional de alto nivel serán los instrumentos necesarios para aprovechar las oportunidades de empleo del futuro.

El CESE expresa su preocupación por el futuro de los colectivos vulnerables existentes en Europa, incluidos los trabajadores con baja cualificación. Pide a la Comisión que emprenda las iniciativas necesarias para prevenir su marginalización por no poder seguir el ritmo del cambio.

Elaborado a petición de la Presidencia búlgara de la UE, el Dictamen sobre el futuro del trabajo fue presentado en la conferencia tituladaSolucionar el déficit de cualificaciones para promover el crecimiento y la creación de empleo: una perspectiva empresarial, celebrada el 22 de marzo, en Sofía. (ll)