La UE debe tomar medidas relativas al sector de la tecnología médica

Las instituciones europeas deben liderar la optimización del sector europeo de la tecnología médica, ya que su funcionamiento se caracteriza por una fragmentación excesiva y una presión cada vez mayor por parte la competencia, afirmó el Comité Económico y Social Europeo (CESE) en su pleno del 14 de febrero.

En su Dictamen sobre Las transformaciones industriales en el sector sanitario, el CESE advierte de que los competidores ya están a las puertas de Europa. Por ello, las negociaciones comerciales deben garantizar una producción europea actualizada que asegure la prestación de una atención sanitaria universal. 

«Es responsabilidad de la UE agrupar las iniciativas dentro de los países y regiones y racionalizar el sector de la tecnología médica, para que pueda adaptarse a los desafíos mundiales. Los gobiernos europeos, las compañías de seguros, los reguladores, los representantes de los pacientes y del personal médico, y el sector de la tecnología médica deben unirse para cooperar y desarrollar una estrategia común», afirmó el ponente, Joost van Iersel.

«El factor humano también es fundamental», añadió el coponente, Enrico Gibellieri. «La transición a un nuevo sector de la sanidad y la asistencia requiere una mentalidad abierta, nuevas formas de profesionalidad y una reorganización del trabajo relacionado con el sector sanitario y asistencial. El diálogo social europeo en los servicios sociales y sanitarios debería reforzarse, para prestar más atención a los programas educativos y de formación y a la calidad de las condiciones laborales.»

Si bien el sector de la tecnología médica es un sector en plena efervescencia que sigue ocupando una posición de liderazgo, los retos a los que se enfrenta actualmente —incluidas las prácticas comerciales desleales y la alta fragmentación— deben abordarse ahora para permitir una rápida adaptación a un entorno en constante cambio. (sma)