El CESE pide medidas de caracter más general para luchar contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo

Money laundering

El CESE acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de modificar el Sistema Europeo de Supervisión Financiera a fin de luchar más eficazmente contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo en el sector bancario y financiero de la UE, pero pide que se adopten medidas más exhaustivas.

A juicio del Comité, estos problemas entrañan cada vez más riesgos en relación con la estabilidad, la seguridad y la reputación de las instituciones y del sector en su conjunto. Por lo tanto, la adopción de medidas adicionales resulta de la máxima importancia.

«La última serie de escándalos bancarios ha demostrado que las mejoras previas del marco legislativo no reforzaron en grado suficiente el sistema para hacer frente al rápido cambio tecnológico y a las innovaciones financieras que brindan nuevas herramientas a los delincuentes para explotar el sistema con fines delictivos. Por lo tanto, acogemos con satisfacción la agilidad mostrada por la Comisión para responder a esta cuestión», afirmó Petr Zahradník, ponente del dictamen sobre el tema.

Sería preferible adoptar el enfoque gradual propuesto para la aplicación de nuevas medidas, pero el documento de la Comisión no va lo suficientemente lejos y debe aclarar varios aspectos, como el alcance del mandato de la Autoridad Bancaria Europea (ABE). Serán necesarias medidas más generales para abordar el problema con eficacia.

El CESE subraya asimismo que no solo hay que reforzar la coordinación entre los órganos de supervisión y racionalizar los procedimientos, sino que también deben coordinarse las operaciones con otras partes interesadas.

Petr Zahradník señaló: «Este problema es cada vez más preocupantes en relación con terceros países. Instamos a la Comisión a que presente una descripción más detallada de las nuevas relaciones entre la ABE y las otras autoridades de supervisión, ya sean de la UE, de los Estados miembros o, especialmente, de terceros países.

Por último, deberá incrementarse la eficacia de la comunicación interna y externa. La mejora de la comunicación externa podría tener efectos preventivos. (jk)