You are here

Sin los migrantes, el modelo económico y social de Europa corre peligro, afirma el CESE

El 13 de diciembre de 2018, el Comité Económico y Social Europeo (CESE) aprobó un Dictamen de iniciativa sobre los costes de la no inmigración y la no integración. El dictamen se centra en el impacto de la inmigración y la integración de los migrantes en la vida cotidiana de la sociedad europea.

«Hay que cambiar la percepción de la migración en la UE planteando argumentos reales», explica Pavel Trantina, ponente del dictamen. Sostiene que la mejor manera de luchar contra los mitos es utilizar el conocimiento basado en los hechos.

Según el dictamen, un escenario de no inmigración en Europa se traduciría en un descenso de la producción agrícola, el desmoronamiento de industrias, tensiones en los mercados laborales, un sistema de pensiones y asistencia sanitaria insostenible, una mayor despoblación en las zonas rurales y el debilitamiento de la cohesión social.

La migración no puede funcionar correctamente si los migrantes no se integran adecuadamente en la sociedad de acogida. En su dictamen, el CESE señala los siguientes riesgos y costes en caso de un escenario de «no integración de los migrantes»: ausencia de reconocimiento de las cualificaciones de los inmigrantes y aumento del trabajo no declarado; falta de igualdad y de acceso adecuado a los servicios; segregación espacial —que podría conducir en última instancia a la creación de guetos—; incremento de los índices de delincuencia; aumento del racismo, la xenofobia y el apoyo a ideologías extremas (tanto en las comunidades de inmigrantes como en la sociedad de acogida).

El CESE sostiene que «la inversión en la integración de los migrantes es la mejor póliza de seguro contra posibles costes, problemas y tensiones futuros».

«Es preciso impregnar el debate social con argumentos y datos para contrarrestar las noticias falsas y los estereotipos sobre migración», añade José Antonio Moreno Díaz, coponente del dictamen. «Mostremos a los ciudadanos de la UE lo que aportan ahora mismo —y lo que se espera que aporten en un futuro próximo— los inmigrantes a nuestras sociedades. Se trata de una tarea colectiva y común en la que todos los sectores de la sociedad civil deben participar».

En el contexto de la adopción en Marrakech (Marruecos) del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, el CESE exhorta a los Estados miembros a que vuelvan a dar a la migración la importancia que merece, puesto que es cada vez más pertinente. No debería permitirse que las fuerzas extremistas conviertan el fenómeno de la migración en un problema: la migración es un recurso, y depende de los Estados miembros utilizarlo como corresponde. (ddl)