La aplicación de la legislación medioambiental de la UE debe convertirse en una prioridad

La aplicación insuficiente, fragmentada y desigual de la legislación medioambiental de la UE en los Estados miembros está socavando la confianza de los ciudadanos en su eficacia. Garantizar que dicha legislación se aplica correctamente debe convertirse en una prioridad para la UE y los Estados miembros.

En su Informe «Aplicación de la legislación medioambiental de la UE en los ámbitos de la calidad del aire, el agua y los residuos», elaborado para el Parlamento Europeo, el CESE formula recomendaciones para solventar las deficiencias sobre el terreno, así como las lagunas legislativas que pueden generar problemas en su aplicación.

El CESE considera que la Comisión no solo debería proponer actos legislativos, sino también facilitar y respaldar su aplicación, así como afrontar las razones que explican que las normas no se respeten, como el oportunismo y la falta de voluntad política. «Las medidas no coercitivas no pueden ser la única estrategia utilizada para mejorar el cumplimiento de la legislación medioambiental», subrayó el ponente, . «También se necesitan mecanismos más enérgicos de control del cumplimiento».

Además, la UE debe asegurarse sistemáticamente de que los productos importados también respetan su legislación social y medioambiental. «Para la UE, mantener sus estándares elevados y exigir lo mismo de sus socios comerciales es la única manera de aumentar y seguir fomentando la confianza de los ciudadanos, ya sean productores o consumidores», concluyó Schwartz.

El 22 de enero de 2019, Schwartz presentará el informe en una reunión de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI) del Parlamento Europeo. (sma)